Consiguen conectar cerebros humanos por primera vez

Una interfaz conecta directamente los cerebros de tres personas diferentes para resolver un problema de manera colaborativa | Jiang, Linxing, et al.

Mientras repaso las publicaciones científicas para redactar estos artículos, a veces me siento obligado a pellizcarme y mirar de reojo el calendario para asegurarme que no estamos en el año 2059, que no he viajado al futuro y que en realidad estoy leyendo un descubrimiento de ciencia ficción. Ese es el sentimiento que he experimentado al encontrar, en Scientific Reports de Nature, un artículo describiendo la primera interfaz que conecta y comunica directamente hasta tres cerebros en lo que han denominado “Brain-net”, una especie de internet neuronal.

Hasta ahora me había encontrado con interfaces que conseguían mover la mano de otra persona con tu propio cerebro o incluso dispositivos robóticos y exoesqueletos controlados por conexiones neuronales, pero he de confesar que encontrar un sistema que conecta varios cerebros humanos, colaborando a la vez para resolver problemas, es algo que no se me habría pasado por la cabeza… nunca mejor dicho.

Infografía con el funcionamiento de BrainNet. Dos participantes (“Remitente 1” y “Remitente 2”) utilizan cada uno una Interfaz cerebro-computadora (BCI) basada en EEG para transmitir información sobre una tarea colaborativa (un juego tipo Tetris) directamente al cerebro del tercer participante. ("Receptor"). | Linxing Jiang, et al.

Investigadores de la Universidad de Washington, en colaboración con ingenieros de la Facultad de ciencias de la computación de Seattle, han presentado una interfaz que utiliza diferentes técnicas, como la electroencefalografía (EEG) encargada de registrar las señales cerebrales y la estimulación magnética transcraneal (TMS) para entregar información al cerebro de manera no invasiva. Con esta combinación tecnológica, el dispositivo (al que han denominado “BrainNet, o internet cerebral”) permite que tres sujetos humanos colaboren y resuelvan una tarea utilizando la comunicación directa de cerebro a cerebro.

Su funcionamiento es el siguiente: Dos de los tres sujetos del experimento (que serán los remitentes) se enfrentan a un problema de un videojuego similar al conocido Tetris. Sus señales cerebrales de decodifican en tiempo real y sus decisiones sobre la posición de un bloque del Tetris se envían al cerebro del tercer sujeto (el receptor) a través de estimulación magnética de la corteza occipital. El receptor se encuentra en otra habitación y recibe la información de los dos remitentes sobre si se debe girar el bloque o mantenerlo en la misma orientación. Una segunda ronda del juego brinda una oportunidad adicional para que los Remitentes evalúen la decisión del Receptor y envíen comentarios al cerebro del Receptor, y para que el Receptor rectifique una posible decisión incorrecta tomada en la primera ronda.

Para probar la interfaz los investigadores utilizaron un juego de bloques similar al Tetris | Linxing Jiang, et al.

El experimento con la interfaz se probó en cinco grupos diferentes, cada grupo con tres sujetos humanos, que realizaron las tareas de colaboración con una precisión promedio de 81.25%.

Más allá de las increíbles aplicaciones que este desarrollo puede aportar en los próximos años, los autores del estudio publicado terminan sus conclusiones con una frase, fascinante a la vez que inquietante: “Nuestros resultados señalan el camino hacia futuras interfaces de cerebro a cerebro que permitan la resolución cooperativa de problemas por parte de los humanos mediante una red social de cerebros conectados”.

Más historias que también te pueden interesar:

Referencias científicas y más información:

Jiang, Linxing, et al. «BrainNet: A Multi-Person Brain-to-Brain Interface for Direct Collaboration Between Brains». Scientific Reports, Nature 2019 DOI:10.1038/s41598-019-41895-7.

Robert Malone “Scientists Demonstrate Direct Brain-to-Brain Communication in Humans” American Scientist