Conductor de Porsche pierde la paciencia en zona de construcción de la Florida. Se ‘enfureció’ y terminó en la cárcel

Un conductor que, según la policía, no quería esperar en el tráfico terminó arrestado el jueves en Palm Coast, Florida.

De acuerdo con la policía del Condado Flagler, el sospechoso, posteriormente identificado como Donald Steimle, de 76 años, golpeó intencionalmente con su auto a un trabajador que estaba dirigiendo a los vehículos en una zona de construcción.

El hombre le dijo a las autoridades que se encontraba regulando el tráfico en un área de una sola senda a aproximadamente a la 1:30 p.m. cuando se percató de que un Porsche Cayenne de color negro había entrado en la senda cuando no le había llegado el turno en la fila para entrar.

Para evitar un choque frontal, la víctima dijo que trató de parar a Steimle, que se “enfureció”, empezó a gritar y aceleró su auto, y enfiló a toda velocidad hacia delante, pegándole al hombre en las piernas.

El trabajador, que no resultó seriamente lesionado, se quitó del camino del automóvil y el conductor siguió conduciendo.

Varios testigos le corroboraron la versión del incidente a las autoridades.

La víctima —empleado de una compañía privada que trabaja pavimentando la autopista Camino Del Mar Parkway— le tomó una fotografía a la placa de la licencia del Porsche, que ayudó a que agentes de la policía se personaran en la casa de Steimle unos 90 minutos después.

En imágenes de una cámara instalada en el uniforme de uno de los agentes aparece la víctima cuando declara que Steimle “aceleró” cuando él le dijo que frenara. Luego, las imágenes cortan al acusado, que niega haber hecho nada malo delante de su casa de Ocala.

“Varias personas dijeron que usted estaba impaciente”, le dijo el patrullero.

“La confusión es el carro que pudo haber acelerado un poco más de lo normal”, respondió Steimle, que fue arrestado y acusado de agresión con agravantes con un arma mortal.

Steimle fue llevado a la cárcel del Condado Flagler, de donde salió en libertad con una fianza de $2,500 poco después.

Rick Staly, jefe de la policía de Flagler, señaló que la paciencia hubiera ayudado mucho en este incidente.

“Aunque a nadie le gusta esperar en el tráfico en una zona de construcción, seguir las instrucciones de seguridad que dan los trabajadores es necesario para asegurarse de que todo el mundo esté a salvo”, precisó Staly.

Traducción de Jorge Posada