Condesa Eloise: la sobrina influencer de Máxima que vende su ropa usada por Internet

LA NACION

Con cerca de 100.000 seguidores en Instagram, la sobrina política de Máxima se ha convertido en una auténtica influencer de la realeza. Eloise tiene 18 años y una actividad intensa en redes sociales donde, con la excusa de mostrar ropa y tendencias de moda, cuenta detalles de la vida de una royal sin compromisos públicos.

Eloise es la mayor de los tres hijos del príncipe Constantin, hermano menor del monarca, y de la princesa Laurentien de Holanda. Además de los títulos de condesa de Orange-Nassau y Señora de Amsberg, la joven es la primera nieta de Beatriz, la última reina de Holanda antes de la asunción de su hijo mayor Guillermo. Este vínculo la transforma en la quinta en la línea de sucesión al trono.

Sin embargo, a Eloise parece importarle poco su posición en la realeza y, en cambio, invierte todos sus esfuerzos en mostrarse al natural, feliz y sonriente frente al mundo a través de su cuenta pública de Instagram, que inauguró en 2018. La joven, que aparece todos los años en la foto familiar que se hacen todos los Orange durante la temporada de esquí en Lech, sabe que su papel en la corona es simbólico y que lo será aún más cuando su prima Amalia llegue al trono debido a que lo poco que puede hacer estará a cargo de sus otras primas, Alexia y Arianne.

Dentro de unos meses, la influencer comenzará a estudiar hotelería en una escuela especializadade La Haya, donde vive con su familia y es vecina de los reyes. Hasta el momento ni su intensa actividad en Instagram ni tampoco el hecho de que venda su ropa usada en las redes han supuesto algún problema la corona.

De las 74 publicaciones que hizo hasta el momento en solo cinco de ellas aparece con alguien de su familia nuclear, es decir, sus padres o hermanos. El resto son imágenes suyas o con amigas. "Solo quiero mostrarle a la gente que cada uno puede ser como quiera", le dijo al diario holandés NOS Jeugdjournaal y agregó que "es divertido que sea una de las pocas personas de mi familia que tiene una cuenta pública. Creo a muchos les gusta ver eso y comprobar que soy una chica normal".