Condenaron al exintendente de Paraná por narcotráfico

LA NACION

El exintendente radical de la ciudad de ParanáSergio Varisco fue condenado a seis años y seis meses de prisión y al pago de una multa de 200.000 pesos al ser hallado culpable del delito de comercializar estupefacientes desde el municipio de la capital entrerriana, al cabo de un juicio oral en el que hubo otros 25 sentenciados, entre ellos un exconcejal y una exfuncionaria comunal.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná consideró ayer al exintendente de Cambiemos como "partícipe necesario" del delito de "comercialización de estupefacientes agravado". Pero Varisco no irá a prisión ya que el tribunal le otorgó el beneficio de arresto domiciliario por problemas cardíacos.

El exconcejal Pablo Hernández fue condenado a la pena de 5 años de cárcel como "partícipe secundario" del mismo delito y se le fijó una multa de 137.000 pesos, mientras que la exsecretaria de Seguridad local Griselda Bordeira recibió la misma condena, pero como "partícipe primaria".

La pena más alta fue de 13 años de cárcel y recayó sobre Daniel "Tavi" Celis, a quien los jueces Lilia Carnero, Noemí Berros y Roberto López Arango consideraron coautor del delito de "organización de actividades de narcotráfico, dos hechos en concurso real", y le impusieron una multa de 250.000 pesos.

El hermano del sindicado narco, Miguel Ángel Celis, también fue condenado como coautor y recibió una pena de 8 años de prisión y una multa de 118.000 pesos. Solo Tavi Celis irá a prisión.

En el mismo juicio, que contó con 100 testigos y duró la misma cantidad de días, según consignó la agencia Télam, fueron condenados otros 20 imputados, en tanto que seis resultaron absueltos, cuatro de ellos por el tribunal y los otros dos porque el fiscal de juicio, José Candioti, que no los acusó por falta de pruebas.

"Soy absolutamente inocente"

"No es un proceso judicial terminado. No tengo recursos propios para financiar el narcotráfico, soy absolutamente inocente, tampoco me consta ningún financiamiento de Hernández y Bordeira; y de Celis no sé nada porque no conozco más que lo que escuché en el juicio", dijo a la prensa Varisco apenas terminó la lectura del fallo.

El exintendente, a quien se lo vio nervioso durante la audiencia, estuvo acompañado dentro del recinto por su hermano, su hija Lucía Varisco, diputada provincial, y su pareja, Claudia Acevedo, concejala.

Hernández también se mostró sorprendido y disconforme con el veredicto. "Somos inocentes. Es un día muy triste porque la Justicia se ha manchado con este fallo, nunca he visto siquiera con mis ojos la droga, la droga es un espanto, estoy convencido de mi inocencia y de que había quedado demostrado", afirmó. Para el exconcejal, quien dijo que la prisión domiciliaria "tiene gusto a poco", la investigación "tuvo olor raro desde su comienzo".

Por su parte, apenas escuchó el veredicto Tavi Celis se despidió de su familia y, antes de ser retirado esposado del recinto, expresó que el caso era "una injusticia". "Los políticos no tienen nada que ver con la causa, voy a apelar porque es injusto condenarme por algo que no cometí. Lamento mucho lo de Varisco, es totalmente inocente. Hay mucha gente que no tendría que haber sido condenada", agregó.

En el fallo, los jueces unificaron dos grandes causas: una que investigó el secuestro de una avioneta con más de 300 kilos de marihuana, en mayo de 2017 en una zona rural al norte de Paraná; y otra por el financiamiento de una banda dedicada al narcotráfico a través del municipio.

De los 26 condenados, 13 fueron considerados coautores, once fueron señalados como partícipes y dos fueron condenados como culpables de "confabulación".

Para el fiscal Candioti, en septiembre de 2017 Varisco realizó un acuerdo con Tavi Celis en el que "se comprometió a entregar 50.000 pesos mensuales para financiar" la venta de drogas. Tanto el exintendente como Celis sostuvieron ser inocentes desde un comienzo y denunciaron que la causa era una campaña sucia en su contra.

Los jueces anunciaron que la lectura de los fundamentos de la sentencia será el lunes 10 de febrero, y ordenaron que cuando la sentencia quede firme se disponga la destrucción de la droga secuestrada en el marco de la causa y se devuelva la documentación secuestrada en la municipalidad.