Condenan a simpatizante de Trump en Miami por disparar a dos hombres tras discusión por una bandera de Biden en una moto acuática

Jose A. Iglesias/jiglesias@elnuevoherald.com

Un jurado de Miami condenó el jueves a un simpatizante de Donald Trump que fue acusado de disparar a dos hombres en un enfrentamiento que se inició porque uno de ellos hacía ondear una bandera “Ridin’ with Biden” en su moto acuática el día de las elecciones de 2020.

El jurado, compuesto por seis personas, deliberó menos de dos horas para condenar a Eduardo Acosta, de 39 años, por los cargos de intento de homicidio, agresión con agravantes con un arma de fuego y robo a mano armada. Enfrenta una pena de cadena perpetua, con un mínimo obligatorio de al menos 20 años, cuando sea sentenciado el 16 de diciembre.

El caso se resolvió en un contexto de creciente rencor político antes de las elecciones intermedias del martes. El caso supuso un proceso de selección del jurado difícil, ya que muchos de los posibles jurados no pudieron servir debido a sus prejuicios políticos.

Los fiscales alegaron que Acosta estaba en su moto acuática con un grupo de hombres el 3 de noviembre de 2020 cuando supuestamente se acercaron a otros dos hombres en una pequeña isla de Biscayne Bay, cerca del Miami Marine Stadium. Esos dos hombres, Wilson Peralta y Alfredo García, estaban en un Jet Ski, que tenía una bandera de Biden.

Enojado por la bandera, según los fiscales, Acosta comenzó a discutir con los hombres, afirmando que cualquiera que apoyara a Biden era un “pederasta”. El insulto se origina en una teoría conspirativa infundada de QAnon, según la cual un grupo del “estado profundo” de traficantes sexuales de niños estaba trabajando en secreto para derrotar a Trump.

Según un video grabado con un teléfono móvil por uno de los dos hombres, Acosta en algún momento se abalanzó sobre ellos pero fue retenido por una de las personas de su grupo. Según el testimonio, Acosta volvió más tarde armado con una pistola, disparando a los hombres mientras saltaban a su moto acuática y se alejaban. Las dos víctimas cayeron al agua cuando una bala pasó por encima.

Los alcanzó en el agua y los retuvo a punta de pistola, según la policía. “No vuelvan a esta isla. Los voy a matar”, dijo supuestamente en español, según la Policía.

Las víctimas resultaron ilesas.

El abogado defensor, Eric Matheny, argumentó que Acosta había tomado su pistola porque tenía miedo de los dos hombres, que habían estado actuando de forma errática después de haber vuelto a la isla. Matheny dijo a los miembros del jurado que el arma se disparó accidentalmente cuando estaba en su moto acuática.

“Su moto acuática chocó contra una zona de agua agitada y el impacto hizo que su mano se deslizara y la punta de su dedo índice apretó el gatillo y disparó un tiro al el agua”, dijo Matheny.

Matheny dijo que el equipo legal estaba “desconsolado” por el veredicto y que exploraría una apelación. “Creíamos firmemente en nuestro caso”, dijo Matheny.

El caso fue procesado por la fiscal adjunta Rachel Morales-Gellis y Vianca Picart. Acosta, padre de cuatro hijos que trabajaba en el negocio de la venta de autos exóticos, será sentenciado por el juez de circuito de Miami Daryl Trawick.

Acosta había estado en libertad bajo fianza mientras esperaba el juicio, pero fue puesto bajo custodia tras el veredicto.