Condenan a la exesposa de Mauricio Funes a devolver al Estado salvadoreño 95.000 dólares

Agencia EFE
·2  min de lectura

San Salvador, 23 mar (EFE).- Un juzgado de Instrucción de El Salvador condenó este martes a Regina Cañas, exesposa del expresidente Mauricio Funes (2009-2014), a devolver al Estado 95.000 dólares por su participación en el delito de encubrimiento en caso de lavado de dinero, informó la Fiscalía.

Cañas también fue sentenciada a tres años de cárcel que serán sustituidos por 144 jornadas de trabajo de utilidad pública de acuerdo con su especialidad y vocación de entretenimiento infantil.

"La señora Regina Cañas ha sido condenada a tres años y deberá devolver alrededor de $95 mil al Estado", publicó el Ministerio Público en su Twitter.

La exposa de Funes llegó hoy al Juzgado Séptimo de Instrucción para conocer la resolución del procedimiento "abreviado" al que aceptó someterse y confesar su participación en una trama de lavado de dinero de fondos estatales.

La legislación salvadoreña establece que la Fiscalía puede pactar con los procesados una pena mínima, que no podrá ser apelada en ninguna instancia, a cambio de su confesión y que los jueces deberán respetar el trato.

Según la Fiscalía General de la República (FGR), Cañas simuló recibir un préstamo por 95.000 dólares para entregarlo a su hijo Diego Funes Cañas para tratar de justificar movimientos de dinero que le fueron cuestionados en un proceso civil.

Mauricio Funes y su hijo Diego fueron condenados el 28 de noviembre de 2017 por la colegiada Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro a "restituir al Estado" más de 419.000 dólares, cuyo origen lícito no pudieron demostrar.

El ex jefe de Estado, que recibió la nacionalidad nicaragüense en 2019, es procesado junto a más de 30 personas por el supuesto desvío y lavado de más de 351 millones de dólares de fondos estatales.

Funes, quien gobernó bajo la bandera del "cambio" del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) ante la corrupción de Administraciones anteriores, es el tercer presidente de la democracia salvadoreña en ser acusado de apoderarse de dinero público.

(c) Agencia EFE