Narco mexicano Alfredo Beltrán Leyva condenado a prisión perpetua en EEUU

Vista de un par de fotos de Héctor Beltrán Leyva, líder del cártel de drogas mexicano Beltrán Leyva, durante una rueda de prensa en la sede del Fiscal General en la Ciudad de México, el 1 de octubre de 2014. (AFP | ALFREDO ESTRELLA)

El narcotraficante mexicano Alfredo Beltrán Leyva fue sentenciado este miércoles a cadena perpetua por un juez federal estadounidense, en un nuevo golpe a la que fue una de las organizaciones delictivas más poderosas de México.

Alfredo Beltrán Leyva, alias "Mochomo", fue por más de una década considerado responsable del tráfico de "múltiples toneladas de cocaína y metanfetaminas a Estados Unidos", dijo el Departamento de Justicia en un comunicado.

"La sentencia marca el fin del reino de terror de Alfredo Beltrán Leyva", afirmó el subdirector de investigaciones del FBI, Stephen Richardson.

El juez Richard Leon, de la corte federal del Distrito de Columbia (asiento de la capital Washington), le impuso además una multa de 529 millones de dólares.

Según la acusación, la organización usó armas y participó en asesinatos, secuestros y actos de tortura para mantener la operación de narcotráfico.

Beltrán Leyva, de 46 años, "dirigió una campaña de violencia y miedo que puso bajo su control a comunidades en Norteamérica", señaló en el comunicado el vicefiscal general interino, Kenneth Blanco.

Reconocido como uno de los líderes del cártel Beltrán Leyva junto a sus hermanos, originarios del estado de Sinaloa (noroeste), su condena "asesta un fuerte golpe" a esa organización, dijo Peter Edge, investigador del Departamento de Seguridad Interior.

Destacado como uno de "goliats" de los narcotraficantes mexicanos por el agente antidrogas estadounidense James Hunt, Beltrán Leyva fue arrestado en 2008 en Culiacán, en el noroeste de México.

Fue puesto bajo arresto en el penal de máxima seguridad de Puerta Grande, en Jalisco (sur), hasta que fue extraditado en noviembre de 2014 a Estados Unidos, donde se declaró culpable de los cargos de importación de cocaína y metanfetaminas.

De acuerdo con la justicia estadounidense, su detención promovió la ruptura de relaciones entre el cártel Beltrán Leyva y el cártel de Sinaloa de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Líderes del grupo de la familia Beltrán Leyva atribuyeron a los narcos de Sinaloa las informaciones que permitieron su arresto, y ello motivó el inicio de una sangrienta guerra entre los dos carteles.

Desde entonces, el cartel de los Beltrán Leyva, otrora considerado una de las organizaciones criminales más poderosas de México, ha perdido fuerza por la captura o eliminación de sus líderes.

Casi dos años después de su detención, su hermano Arturo, apodado "El jefe de jefes", murió en enfrentamiento con militares y Édgar Valdez, otro de sus cabecillas, fue capturado más tarde.

En abril de 2014 cayó Héctor Beltrán Leyva, quien había asumido el liderazgo del cártel fundado con sus hermanos, en una marisquería de la turística localidad de San Miguel de Allende (Guanajuato, centro).

Desde 2008, el grupo estaba incluido en una lista especial del gobierno estadounidense de personas y entidades sancionadas por el Departamento del Tesoro, y en 2009 fue designado formalmente como un grupo dedicado al tráfico internacional de drogas.

El cártel de los Beltrán Leyva, actuales aliados de "Los Zetas", se enfrentó con militares y policías en febrero pasado, con un saldo de 16 muertos.