Lo condenan hace diez dias por un crimen y ya se fugo de carcel

Buenos Aires, 23 de julio (Télam).- Un hombre que había sido condenado hace 10 días a 29 años de prisión por el crimen del comerciante Emiliano Martinó, asesinado en 2010 cuando era llevado de rehén en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, se fugó el viernes de la cárcel tras recibir una visita, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Marcelo Segovia (34), quien había sido condenado el 13 de julio último por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Matanza a la pena de 29 años de prisión y se lo declaró reincidente, por lo que fue trasladado bajo fuertes medidas de seguridad al Unidad Penal 23 de Florencio Varela.

Fuentes del Tribunal Oral de Feria de La Matanza, integrado por los jueces José Lecke, Matías Dean y Gabriela Rizzuto, ordenaron la captura de Segovia, cuya fuga es investigada por una fiscalía de Florencio Varela, ya que tiene jurisdicción sobre el penal.

El fiscal del juicio por el crimen de Martinó (33), Sergio Antín, explicó que "la evasión recién fue notificada formalmente al tribunal hoy a las ocho de la mañana, por lo que Segovia cuenta con setenta y dos horas de ventaja en las que nadie lo buscó".

Antín calificó la fuga como "muy extraña" ya que de acuerdo a la comunicación oficial del Servicio Penitenciario bonaerense, "se produjo el viernes en horas de la tarde cuando Segovia fue visitado por su concubina, Natalia Vallejos, la misma que en el juicio dijo que hacía cuatro años que estaba separada".

"El Servicio Penitenciario dio una pobre explicación. Dicen que la última vez que lo vieron a Segovia fue en la visita, cuando estaba caminado por uno de los pasillos del pabellón con su novia y que incluso recién se dieron cuenta de su fuga a la noche, en el recuento", dijo Antín.

A raíz de esta fuga, la titular del Servicio Penitenciario, Florencia Piermarini, dispuso hoy la separación de sus cargos de cinco oficiales jefes del penal, entre ellos el director, y ordenó un sumario administrativo, informaron fuentes de la institución.

El fiscal, quien este fin de semana analizaba la sentencia para apelar ante el Tribunal de Casación, contó que "por una cuestión de seguridad" hoy solicitó que a la familia Martinó se le asigne custodia por temor a que el prófugo pretenda tomar represalias.

Segovia fue condenado tras un juicio oral por "homicidio en ocasión de robo, en concurso real con portación de arma de guerra", al igual que sus cómplices: Gonzalo Prelis (29), quien recibió una pena de 27 años de prisión; y Claudia Pérez (36), una de 26 años de cárcel.

En su fallo, los jueces del juicio Andrea Shiebeller, Alfredo Drocchi y Matías Rouco consideraron acreditado que la pistola calibre 9 milímetros con la que mataron a Martinó fue disparada por Prelis, no obstante ordenaron investigar toda la actuación policial para determinar si se cometió algún delito.

Es que el abogado Alberto Fornaro, en representación de la viuda, y su colega Lucas Randi, por Martinó padre, pidieron en sus alegatos que dos efectivos de la comisaría de Lomas del Millón sean investigados por "homicidio calificado" ya que les atribuyeron a ellos los balazos que terminaron matando al joven.

De todas formas, los representantes del particular damnificado habían pedido condena a los tres enjuiciados por el delito de "homicidio en ocasión de robo", ya que los responsabilizaban por provocar el tiroteo.

Por su parte, el fiscal Antín había reclamado la pena de prisión perpetua para los tres, a quienes acusó en su alegato por "privación ilegal de libertad seguida de muerte".

El hecho ocurrió a las 0.30 del 14 de junio de 2010 cuando Martinó llegó con su esposa y su bebé de nueve meses a su casa de la calle Beruti al 100, de Ramos Mejía, de La Matanza, luego de trabajar en una de las dos pizzerías que tenía en Ciudadela.

La familia fue abordada por cuatro delincuentes que ingresaron a la vivienda y robaron dinero, alhajas y algunos electrodomésticos.

Un vecino llamó al 911 y varios patrulleros llegaron a la casa, por lo cual los delincuentes decidieron huir en la camioneta Peugeot Partner de Martinó, con éste de rehén y al volante.

En la huida se inició un tiroteo y a unas cinco cuadras de la vivienda, el rehén se arrojó del auto y recibió un tiro por la espalda, a la altura del omóplato izquierdo, que lo mató.

Tras el tiroteo, uno de los ladrones murió y otros tres fueron detenidos, quienes habían intentado descartar las armas, entre ellas la homicida, que no obstante fueron halladas.(Télam).-

dr-hch-ggs-da 23/07/2012 19:24

Cargando...