Condenan a 5 años a médico de Miami por estafa de $38 millones

·1  min de lectura

Un médico de Miami fue condenado el martes a cinco años en una prisión federal tras admitir que presentó alrededor de $38 millones en reclamaciones fraudulentas a compañías de seguros por recetas que los pacientes no necesitaban ni recibían.

Armando Valdés fue condenado a renunciar a casi $8 millones y a cuatro propiedades inmobiliarias, incluido un condominio frente a la playa en Pompano Beach valorada en más de $1 millón, una casa de 2,244 pies cuadrados en Estero y un condominio más pequeño en Aventura, según los registros judiciales. El hombre de 63 años también tuvo que renunciar a un Cadillac Escalade de 2018 y a un Tesla Model S de 2016.

Desde 2015 hasta 2021, Valdés fue dueño y operador de Gasiel Medical Services Corp, una clínica en Miami, desde donde presentó alrededor de $38 millones en reclamaciones fraudulentas a United Healthcare y Blue Cross Blue Shield por el medicamento recetado Infliximab, informó el miércoles la Fiscalía Federal en Miami en un comunicado de prensa.

A Armando Valdés se le ordenó el decomiso de casi $38 millones y de cuatro propiedades inmobiliarias adquiridas con ganancias mal habidas, incluida esta unidad de condominio frente a la playa en Pompano Beach, valorada en más de $1 millón.
A Armando Valdés se le ordenó el decomiso de casi $38 millones y de cuatro propiedades inmobiliarias adquiridas con ganancias mal habidas, incluida esta unidad de condominio frente a la playa en Pompano Beach, valorada en más de $1 millón.

También conocido por el nombre de marca Remicade, Infliximab es un costoso medicamento aprobado para el tratamiento de la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la artritis reumatoide y psoriásica, entre otras afecciones. Infliximab, según la Fiscalía, es uno de los medicamentos de prescripción más caros del mercado: una sola dosis puede tener un precio de venta al público de casi $10,000.

Los fiscales dicen que a pesar de reclamar aproximadamente $38 millones en reembolsos por el Infliximab supuestamente proporcionado a los pacientes, Valdés admitió como parte de su declaración de culpabilidad en mayo que nunca proporcionó ni siquiera una sola infusión del medicamento y que sus pacientes no lo necesitaban.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.