Condenan a 2 rusos y 1 ucraniano en caso de vuelo MH17

PAÍSES BAJOS-MH17-JUICIO (AP)
PAÍSES BAJOS-MH17-JUICIO (AP)

Un tribunal holandés condenó a cadena perpetua en ausencia el jueves a dos rusos y a un separatista ucraniano pro-Moscú por la muerte de 298 personas que iban a bordo de un avión de Malaysia Airlines derribado sobre Ucrania en 2014. Un ruso fue absuelto por falta de pruebas.

El juez que preside el tribunal, Hendrik Steenhuis, dijo que las pruebas demostraron que el Boeing 777 que realizaba el vuelo MH17 de Ámsterdam a Kuala Lumpur fue derribado por un misil Buk disparado por combatientes ucranianos pro-Moscú el 17 de julio de 2014. El accidente esparció restos y cadáveres sobre tierras de cultivo y campos de girasoles.

En momentos de agitación geopolítica causada por la invasión a gran escala de Rusia a Ucrania, el tribunal también sostuvo que Moscú tenía el control de la República Popular de Donetsk separatista en el este de Ucrania, desde donde, dijo, se lanzó el ataque.

Ninguno de los acusados ​​compareció en el juicio que inició en marzo de 2020 y, de ser hallados culpables, es poco probable que vayan a cumplir condena pronto. La fiscalía había solicitado cadena perpetua para los cuatro. Tanto los fiscales como los sospechosos tienen dos semanas para presentar una apelación.

El juez Steenhuis inició la audiencia del jueves y dijo que “la corte adopta la postura de que el MH17 fue derribado por un misil Buk” lanzado desde un campo agrícola en el este de Ucrania.

El juez señaló que más adelante en la audiencia emitirá fallos sobre otros asuntos legales y determinará la culpabilidad o inocencia de los sospechosos.

La tensión era alta entre las familias antes de la audiencia.

“La verdad sobre la mesa, eso es lo que más importa”, dijo Anton Kotte, quien perdió a su hijo, su nuera y su nieto de seis años cuando el MH17 fue derribado. Indicó que la audiencia fue un “Día D” para los familiares.

Robbert van Heijningen, que perdió a su hermano, cuñada y sobrino, calificó el derribo como “un acto de barbarie” que nunca podría dejar atrás, sin importar cuál sea el veredicto.

“Lo llamo una piedra en mi corazón, y las piedras... no desaparecen”, sostuvo.

La Corte de Distrito de La Haya se estableció en una sala de audiencias de alta seguridad en el aeropuerto de Schiphol.