Condenan a 19 por violación a DDHH en Chile

SANTIAGO, Chile (AP) — A casi cuatro décadas del golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet, que instauró un régimen acusado de violar los derechos humanos, los tribunales que han impartido justicia a cuentagotas esta vez condenaron a penas de prisión a 19 policías acusados de la desaparición de una decena de partidarios del gobierno de Salvador Allende.

La Corte de Apelaciones de Temuco, en el sur, condenó a una pena de 15 años de prisión a un coronel jubilado; a 12 años a dos ex sargentos; a 10 años a un tercer sargento; a 8 años a tres ex suboficiales; otros seis suboficiales fueron sentenciados a penas que oscilan entre los 600 días y 5 años de cárcel, informó la página en internet del Poder Judicial.

Además, seis policías jubilados recibieron condenas que oscilan entre los 700 y 600 días de cárcel, las que; sin embargo, pueden cumplir en libertad. Seis más fueron absueltos.

Los condenados pueden apelar a las sentencias.

Entre los desaparecidos a manos de los policías en ocho localidades y ciudades del sur, están el gobernador comunista de la ciudad de La Unión, Santiago Aguilar, detenido seis días después del golpe del 11 de septiembre de 1973, y que conducido a la cárcel de Valdivia, 850 kilómetros al sur de Santiago. Otros presos en el penal lo vieron por última vez el 6 de octubre.

Algunas víctimas eran trabajadores y campesinos de la zona.

El dictamen se aparta un poco de otros dictados los últimos años por la Corte Suprema en que los ministros han aplicado la prescripción de las penas por el tiempo transcurrido desde la comisión del delito, o la llamada media prescripción, que significa una rebaja en las condenas que han derivado en que los criminales no pisen la cárcel.

La dictadura de Pinochet, 1973-1990, dejó poco más de 40.000 víctimas, de las cuales 3.095 fueron muertas a manos de las fuerzas represivas del régimen, aunque en los primeros días después de la sublevación fueron comunes los casos de que policías o militares azuzados por terratenientes mataron indiscriminadamente a campesinos o trabajadores favorecidos por el reparto de pequeños pedazos de tierra.

De los 3.095 asesinados, más de un millar engrosan las listas de los detenidos desaparecidos. A casi cuarenta años del golpe militar, aún se desconoce el paradero de cerca de un millar de personas.

Una mesa de diálogo entre funcionarios del gobierno, de iglesias y de las fuerzas armadas, concluyó en enero del 2001 con un informe de los militares al entonces presidente Ricardo Lagos que en el que reconocieron que de 200 izquierdistas asesinados, 49 fueron sepultados en fosas clandestinas a lo largo del país, y el resto fueron lanzados al mar, ríos y lagos.

A la fecha cerca de un millar de militares retirados, especialmente del ejército, enfrentan juicios por violaciones a los derechos humanos, y menos de un centenar cumplen condenas definitivas por desapariciones o muertes, incluido el máximo jefe de la policía represiva de Pinochet, el general retirado Manuel Contreras, preso y sentenciado a más de 300 años de presidio.

Contreras está recluido en una de dos cárceles especiales para violadores a los derechos humanos, en el penal Cordillera, donde disfruta de una cabaña individual, mientras en las cárceles comunes la sobrepoblación supera el 50%.

Cargando...