Condenan a 15 años de prisión a geólogo británico por contrabando en Irak

·3  min de lectura

Un geólogo británico jubilado fue sentenciado a 15 años de prisión tras ser acusado de intentar sacar cerámica rota de contrabando de Irak.

Jim Fitton fue detenido en marzo después de que se descubrieran 12 fragmentos de cerámica de un sitio patrimonial del sur de Irak en su equipaje.

El veredicto emitido el lunes al hombre de 66 años conmocionó al tribunal de Bagdad, según Associated Press.

“Pensé que el peor de los casos sería un año, con suspensión”, dijo el abogado de Fitton, Thair Soud, quien quedó visiblemente impresionado por la decisión. Agregó que apelaría la sentencia.

Sam Tasker, el yerno de Fitton, mencionó: “Estamos totalmente destrozados por esta noticia. Para un hombre de la edad de Jim, 15 años en una prisión iraquí equivale a una sentencia de muerte. Especialmente por un crimen tan trivial y dudoso, un crimen del que Jim ni siquiera era consciente cuando lo cometió.

“Estamos completamente desconsolados de que nuestros mejores esfuerzos, una fuerte defensa legal y una campaña constante hayan llevado a este resultado”.

El juez Jabir Abd Jabir señaló que, según su opinión, Fitton había demostrado una intención criminal de contrabandear los objetos fuera de Irak tras recogerlos en Eridu, un antiguo sitio mesopotámico en la gobernación de Dhi Qar. Según la ley de antigüedades del país, podría haber enfrentado la pena de muerte por el crimen.

El juez no consideró el argumento de la defensa de que Fitton no conocía las leyes iraquíes.

Durante el juicio, Fitton había enfatizado que no sabía que tomar la pieza era un delito penal porque “había vallas, sin guardias ni señalización”. El acusado agregó que generalmente coleccionaba cerámica en sus viajes y que no tenía intención de vender las piezas.

“Estos lugares, en nombre y por definición, son sitios antiguos. Uno no tiene que decir que está prohibido”, advirtió el juez Jabir Abd Jabir.

Fitton luego argumentó que los fragmentos “no eran más grandes que mi uña”. “El tamaño no importa”, respondió el juez.

Un ciudadano alemán, Wolker Waldmann, también fue juzgado por contrabando, pero será puesto en libertad después de su absolución. Su equipo de defensa afirmó que llevaba los fragmentos para Fitton y no los había recogido él mismo.

Fitton y Waldman fueron arrestados en el aeropuerto de Bagdad el 20 de marzo después de que la seguridad del aeropuerto descubriera los artículos en su equipaje.

Habían estado participando en una expedición turística por los sitios antiguos del país. Su caso ha recibido atención internacional en un momento en que Irak espera impulsar su naciente sector turístico.

La familia de Fitton acusó al gobierno británico de no hacer lo suficiente para ayudar en su caso. “Estamos presentando una apelación y continuaremos luchando por la libertad de Jim, e instamos al gobierno a que nos apoye de todas las formas posibles y abra líneas de comunicación con nosotros a un nivel superior”, pidió su yerno, Tasker.

Tras la sentencia de Fitton, Wera Hobhouse, parlamentaria local de la familia, declaró: “Este es claramente un resultado devastador para Jim y su familia. Ahora no queda otra opción que la intervención del canciller a nivel ministerial.

“El secretario de Relaciones Exteriores debe hacer gestiones ante el gobierno iraquí. Este es otro ejemplo más del gobierno británico que preside un caso de un ciudadano británico en problemas en el extranjero, y no han tomado medidas”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.