Primera condena a prisión por el ataque al Congreso en EE.UU.: un trumpista pasará ocho meses en la cárcel

·4  min de lectura
Paul Allard Hogkins, durante el asalto de la turba trumpista al Capitolio el 6 de enero pasado
Paul Allard Hogkins, durante el asalto de la turba trumpista al Capitolio el 6 de enero pasado

WASHINGTON.- El asalto al Congreso del 6 de enero, visto ampliamente como uno de los peores ataques a la democracia de Estados Unidos, ya tiene su primera condena a prisión. Paul Allard Hodgkins, un partidario de Donald Trump de 38 años, oriundo de la Florida, a quien las cámaras capturaron en el Senado el día del ataque, fue sentenciado por un juez a ocho meses de cárcel.

“Puedo decir sin la menor duda que estoy realmente arrepentido y tengo remordimiento por mis acciones en el Capitolio de nuestra nación el 6 de enero, el daño que mis acciones causaron y la forma en que el país que amo ha sido herido”, dijo Hodgkins.

Fujimori pierde sus últimos recursos y Castillo será proclamado presidente

Las cámaras del Congreso registraron a Hodgkins dentro del recinto del Senado, vistiendo una remera de Donald Trump y cargando una bandera roja de campaña con el nombre “TRUMP” en letras blancas. Hodgkins también se sacó una foto con Jacob Chansleym, conocido como el “Chamán de QAnon”, quien ganó fama mundial al participar de la insurrección con su cara pintada, el torso descubierto y un casco con cuernos y pieles.

Los fiscales acusaron inicialmente a Hodgkins de obstruir un procedimiento oficial, ingresar en un edificio público restringido y conducta desordenada. Hodgkins llegó a un acuerdo con la Fiscalía, y a cambio de declararse culpable fue acusado solo del delito de obstruir con la certificación del resultado de la elección presidencial, un delito que acarrea hasta 20 años de prisión. Los fiscales habían pedido al juez una condena de 18 meses en prisión al afirmar en una de sus presentaciones al tribunal que Hodgkins, junto con el resto de los integrantes de la turba trumpista que irrumpió en el Capitolio, “contribuyeron a la amenaza colectiva a la democracia” y sus acciones fueron un acto terrorista.

Lealtad a Trump

Al dictar su sentencia, el juez Moss calificó la embestida trumpista al Congreso como un ataque a la democracia, y dijo que Hodgkins, al invadir el Senado con una bandera de Trump declaró “su lealtad a un individuo por encima de toda la nación”.

“El simbolismo de ese acto fue inconfundible. Él estaba haciendo un reclamo en el recinto del Senado de los Estados Unidos, no con una bandera estadounidense, sino declarando su lealtad a un solo individuo sobre la nación. En ese acto, capturó la amenaza a la democracia que todos presenciamos ese día”, dijo Moss.

“El daño que causaron ese día fue más allá de las demoras del día. Es un daño que persistirá en este país por décadas”, declaró el juez.

Pero Moss consideró que la ausencia de antecedentes penales de Hodgkins y su pronto reconocimiento de culpabilidad y cooperación con los fiscales ameritaban una sentencia más leve a la que recomendó la Fiscalía, y terminó por dictar una condena a ocho meses.

Partidarios de Donald Trump escalan el muro del Capitolio, el 6 de enero pasado
Partidarios de Donald Trump escalan el muro del Capitolio, el 6 de enero pasado


Partidarios de Donald Trump escalan el muro del Capitolio, el 6 de enero pasado

La sentencia que dictó Moss a Hodgkins puede marcar un antecedente para otros magistrados que deben resolver la situación de las más de 500 personas que han sido formalmente acusadas por el ataque al Capitolio. El asalto fue alentado por las acusaciones falsas de un fraude masivo en la última elección presidencial –la “Gran Mentira”, como se la llama en Estados Unidos–, y demócratas y muchos republicanos acusan a Trumpo de haber jugado un papel decisivo al incitar a la multitud a que tomara el Capitolio para impedir la certificación final de la elección presidencial que ganó el presidente Joe Biden. Trump nunca reconoció del todo su derrota.

Sarah Gilbert, la científica detrás de la vacuna de AstraZeneca, explica por qué no hay que temerle a las nuevas variantes

El caso de Hodgkins resulta emblemático porque fue una de las personas que llego hasta el recinto de la Cámara alta donde horas después del ataque los senadores y el entonces vicepresidente, Mike Pence, retornaron para declarar a Biden ganador de los comicios que se realizaron el noviembre del año anterior.

La primera sentencia por el asalto el Capitolio había sido dictada el mes pasado, cuando otra jueza federal, Royce C. Lamberth, condenó a tres años de prisión condicional a una mujer de Indiana, Anna Morgan Lloyd, de 49 años. Lloyd, integrante del grupo de ultraderecha Oath Keepers, uno de los grupos supremacistas involucrados en el ataque al Congreso, debe realizar además 120 horas de servicio comunitario y pagar US$500 en restitución después de admitir haber ingresado ilegalmente al Capitolio. Lloyd también cerró un acuerdo con los fiscales, pero, a diferencia de Hodgkins, aceptó declararse culpable de un delito menor, manifestarse dentro del Congreso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.