Condados del sur de Florida tienen pocos funcionarios de elección latinos, pese a la creciente población. Eso empezaría a cambiar

Anthony Man, South Florida Sun Sentinel
·10  min de lectura

FORT LAUDERDALE, Florida — La cambiante población de los Condados de Broward y Palm Beach hace que nadie esté muy lejos de una ventanilla de cafetería que sirva un dulce “cafecito”, de un restaurante con croquetas en el menú, de una panadería que ofrezca pastelitos de guayaba; o de un consultorio médico o de un abogado donde los profesionales y su personal hablen español.

Una cosa que todavía no refleja las cifras de población: el poder político. Más de uno de cada cuatro residentes de los dos condados es hispano, pero eso no se traduce en representación en los ayuntamientos, las comisiones del condado o en Tallahassee o Washington, D.C.

Los votos de los residentes hispanos son codiciados por los políticos de renombre que se postulan para cargos importantes, y los votantes hispanos del sur de Florida jugaron un papel importante en las elecciones presidenciales de 2020. Pero alguien que entre en una reunión de la comisión del condado o del concejo de la ciudad en Zoom, o busque en internet a alguien con quien ponerse en contacto, encontrará que es casi imposible encontrar a un funcionario de elección hispano que pueda ofrecer una visión especial de las necesidades de la comunidad o que simplemente pueda conversar con un elector en español.

"La representación es importante", señaló Michael García, presidente del grupo cívico The Hispanic Vote, que se formó después de que tres jueces de Broward con apellidos hispanos fueran derrotados en 2008 y que desde entonces se ha extendido al Condado de Palm Beach. "Estos funcionarios de elección tienen un mayor impacto en tu vida que el presidente y los senadores en su mayoría".

Impacto

Cuando hay representación hispana entre los funcionarios de elección, puede haber una diferencia inmediata y a corto plazo, y tener un impacto a largo plazo.

Hace un año, cuando la pandemia del coronavirus estaba en sus primeras fases, los mensajes automáticos de la ciudad de Weston a sus residentes solo se emitían en inglés, en una ciudad donde más de la mitad de los residentes son hispanos. Después de que Mary Molina Macfie, la única comisionada hispana de la ciudad, planteara la cuestión, Weston comenzó a emitir los mensajes también en español.

Después de que Alexandria Ayala, que el año pasado se convirtió en la primera hispana elegida para el Consejo Escolar del Condado Palm Beach, visitara una secundaria de su distrito el mes pasado, una de los alumnos le envió un mensaje. "¡Solo quería decirte que eres una gran inspiración para las chicas como yo y que me has inspirado! Me has inspirado para llegar a ser alguien grande en el futuro y también me has hecho ver que incluso una hispana como yo puede llegar a ser alguien grande e inspirar a otras personas".

Ayala dijo que la gente quiere, y necesita, "una representación que se parezca a mí, que hable mi idioma y que entienda de dónde vengo". Dijo que no vio eso cuando crecía en el Condado de Palm Beach.

"Sí se nota", comentó. "Si todos los que toman decisiones por ti tienen un aspecto y no te sientes representado en ese grupo de responsables, ¿qué te hace pensar de ti mismo y del bienestar de tu familia?"

Una medida del anhelo: Ángelo Castillo, elegido por primera vez para la Comisión de la Ciudad de Pembroke Pines en 2004; Jacqueline Guzmán, elegida el año pasado para la Comisión de la Ciudad de Sunrise; y varios otros titulares de cargos hispanos dijeron en entrevistas que escuchan todo el tiempo a los electores que se sienten aliviados de encontrar un funcionario de elección con el que puedan hablar e identificarse.

Y con frecuencia escuchan a personas de fuera de sus distritos o ciudades que buscan un oído comprensivo, a menudo a alguien que habla español y poco o nada de inglés.

Pocos ocupan cargos

No existe una red formal ni un directorio de cargos de elección hispanos en los Condados de Broward o Palm Beach. Los líderes de elección y los activistas de la comunidad hispana no conocen a todos los hispanos que ocupan cargos en sus respectivos condados.

Hay tan pocos funcionarios hispanos de elección en los dos condados que cuando Ana Ziade fue elegida alcaldesa de North Lauderdale en 2018 (convirtiéndose en la primera alcaldesa hispana del Condado de Broward) una de las personas a las que recurrió para que la asesoraran fue el alcalde de Miami, Francis Suárez. Al igual que Ziade, Suárez es cubanoamericano.

Con base en las entrevistas y una revisión de las listas del gobierno y los registros de registro de votantes, actualmente hay 15 hispanos de elección en oficinas municipales, del condado, de la junta escolar, del legislativo estatal o del Congreso en los dos condados. Esto supone el 3.5 por ciento de los 433 puestos ocupados actualmente.

El número de funcionarios hispanos de elección no ha cambiado desde hace ocho años, aunque muchos de los 15 son personas diferentes en lugares diferentes.

La imagen puede estar incompleta. Y los registros del censo electoral no ofrecen una imagen completa porque no se exige a la gente que rellene la casilla de "raza/etnia". Los hispanos no eran una opción en los formularios antes de 1995.

Y los 15 no incluyen a jueces, muchos de los cuales son nombrados primero para el cargo y luego se presentan a la reelección en las elecciones del condado.

Una cosa es cierta: los hispanos están muy poco representados en los cargos de elección en comparación con la población total.

Los Condados de Broward y Palm Beach tenían alrededor de 958 mil residentes hispanos en 2019, según las estimaciones del Censo, aproximadamente un 40 por ciento más que la población hispana de los dos condados en 2000.

Las estimaciones del Censo de 2019 muestran que el 31 por ciento de los residentes del Condado de Broward y el 23 por ciento de Palm Beach son hispanos.

Entrevistas con 13 funcionarios hispanos y no hispanos que han ganado y perdido elecciones, activistas políticos, líderes de partidos, analistas políticos independientes y activistas comunitarios dijeron que varios factores contribuyen al bajo número de funcionarios hispanos de elección en los Condados de Broward y Palm Beach.

Geografía

Los residentes hispanos están geográficamente dispersos.

Algunas ciudades en el sur y el oeste de Broward y partes del Condado de Palm Beach tienen poblaciones hispanas relativamente grandes. Pero en general, la población hispana tiende a ser difusa, lo que hace más difícil desarrollar una masa crítica de votantes.

En cambio, muchos afroamericanos, caribeños y gente de la comunidad LGBTQ viven en comunidades más homogéneas, lo que crea bloques de población que pueden influir mejor en quiénes son elegidos.

Miramar alberga una de las mayores comunidades jamaicano-estadounidenses del país, y todos los funcionarios de elección de la ciudad son jamaicano-estadounidenses.

"Hay una mayor condensación de la comunidad LGBT en lugares como Wilton Manors, Oakland Park y Fort Lauderdale, mientras que la comunidad hispana ha estado históricamente mucho más extendida", señaló Mitch Ceasar, que fue presidente del Partido Demócrata de Broward de 1996 a 2016.

Ocho de los 15 comisionados en esas tres ciudades son LGBT.

Votantes elegibles

Las cifras de población no significan votantes elegibles.

La población hispana es más joven que la población en general, por lo que hay una mayor proporción de personas que no tienen la edad suficiente para votar, comentó Kevin Wagner, un científico político de la Florida Atlantic University.

Y muchos de los nuevos residentes de otros países aún no son ciudadanos, lo que significa que no pueden registrarse para votar o postularse a las elecciones.

En Weston, por ejemplo, viven tantos venezolanos que han huido del colapso económico y la represión de los dictadores de ese país que a menudo se le llama Westonzuela.

Pero algunos de los recién llegados aún no son ciudadanos. Las cifras del censo electoral muestran que el 42 por ciento de los votantes registrados en la ciudad son hispanos, 10 puntos porcentuales menos de lo que las estimaciones del censo de 2019 indican para la población de la ciudad.

No todos son iguales

Los hispanos no son monolíticos.

Los residentes hispanos de los Condados de Broward y Palm Beach tienen orígenes cubanos, puertorriqueños, mexicanos y de muchos países de Centroamérica y Sudamérica. Hay poderosos factores de conexión, incluyendo el idioma, pero muchas de las tradiciones culturales y las perspectivas del mundo son diferentes.

"Alguien de Venezuela sería muy diferente a alguien de Puerto Rico o Colombia y muy diferente a alguien de México o Argentina", explicó Molina Macfie. "Simplemente son muy diferentes".

Muchos cubanoamericanos y venezolanos, o sus padres y abuelos, huyeron de dictaduras represivas. Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses y tienen derecho a votar en cuanto se mudan a Florida, igual que alguien que se traslada al estado desde Nueva York o Texas.

"Los cubanos, los venezolanos, los argentinos, los ecuatorianos, los salvadoreños; todos vienen con ideas diferentes de lo que significa el proceso político para ellos y todos vienen con prioridades diferentes, y es importante entender esto", comentó Ayala.

Menor participación

La participación de los votantes hispanos suele ser inferior al promedio.

"Es un rompecabezas", dijo Castillo, el funcionario hispano de elección que más tiempo lleva en Broward.

Una excepción notable es la de los cubano-estadounidenses, que, según Wagner, participan en las elecciones a un ritmo mucho mayor que otros votantes hispanos.

En el Condado de Miami-Dade, la comunidad cubana es grande, hay muchos funcionarios de elección de origen cubano, y la participación política se ha desarrollado como parte de la cultura.

Para otras comunidades hispanas, la participación en las elecciones no está tan arraigada, señaló Jorge Garrido, que dirige Hispanic Vote en el Condado de Palm Beach.

Dijo que muchos residentes hispanos empiezan concentrándose en el trabajo, en crear su negocio y en educar a sus hijos. En última instancia, dijo, "se dan cuenta de que si no se involucran, si no forman parte del proceso político, no tienen voz. Si no te involucras en la política, te van a atropellar".

Camino al cambio

La participación de los votantes hispanos fue muy alta en las elecciones presidenciales de 2020. En los 25 precintos de Broward con el mayor porcentaje de votantes hispanos, un análisis del South Florida Sun Sentinel encontró que su participación fue del 75.6 por ciento, lo mismo que el nivel de participación en todo el condado del 76 por ciento.

En los recintos con el mayor porcentaje de votantes afroamericanos, la participación fue del 63.7 por ciento. En los recintos con el mayor porcentaje de votantes blancos, la participación fue del 81.5 por ciento.

Muchos líderes hispanos y analistas políticos creen que la elección presidencial puede haber sido única por la inusual contienda en la que participó el ex presidente Donald Trump, quien tuvo un poderoso mensaje dirigido a los hispanos. La repetida descripción de Joe Biden y de los demócratas como socialistas por parte de Trump y los republicanos resonó en muchos hispanos del sur de Florida que huyeron de regímenes represivos. Los demócratas no lograron contrarrestar eficazmente el mensaje.

Pero nadie sabe si la participación al nivel de 2020 continuará en futuras elecciones, o cuándo los votantes vean postularse a más candidatos hispanos.

"Estas cosas cambian lentamente. A menos que haya un acontecimiento precipitante que realmente motive a la gente a acudir a las urnas, los patrones de voto no suelen cambiar en magnitud de un ciclo electoral a otro", comentó Wagner.

Con el tiempo, según analistas y activistas, los funcionarios de elección reflejarán mejor a la comunidad, que es muy diferente de cuando Ziade crecía en la década de 1970 en lo que ahora es parte de Oakland Park, a siete millas de donde vive hoy. En aquella época, su familia iba hasta Miami para comprar carne en una carnicería.

"Nos estamos transformando", dijo Lourdes Díaz, presidenta de la empresa de marketing Divercity Communications y presidenta del Broward Democratic Hispanic Caucus y del Pembroke Pines Democratic Club. "Esto va a cambiar. La demografía está cambiando. "Solo necesitamos más buenos hispanos que se postulen. Simplemente no estamos allí todavía".

La cuestión es cuándo. Ayala dijo que ve "mucho impulso".

Molina Macfie también es optimista. "Vamos a ver que ocurre muy pronto", señaló. "Creo que estamos a punto de ver algunos cambios. Solo creo que va a tardar un poco más".