Condado de Pensilvania aprueba centro de detención para mujeres migrantes

·4  min de lectura

Nueva York, 19 ago (EFE News).- El condado de Berks en Pensilvania ha votado este jueves a favor de continuar su relación con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para convertir su centro de detención de familias en una cárcel para mujeres inmigrantes.

La Coalición para el Cierre de Berks hizo la denuncia durante una conferencia de prensa que realizaba para pedir a la junta de gobierno del condado que pusiera punto final a su relación con ICE, en la votación que tenían prevista para hoy, luego de que las últimas familias inmigrantes que habían en el centro fueron enviadas con sus familiares o patrocinadores hace seis meses.

El grupo y políticos de Pensilvania, que se habían unido a la conferencia, dijeron estar "muy tristes" y consideran desafortunada la decisión de dos de tres miembros de la junta directiva del condado, encabezada por Michael Rivera, a quien inmigrantes acusaron de "traicionar" a la comunidad que le eligió en 2019 y convirtió en el primer latino en ese cargo en Berks.

"Este no es el final Rivera. Traicionaste a la gente que te apoyó. Espera los resultados" en las próximas elecciones, advirtieron residentes, que se convocaron frente a la corte del condado de Berks.

Rivera y Christian Leinbach fueron los miembros de la junta que aprobaron hoy modificaciones al contrato con ICE para convertir el centro en uno para albergar sólo mujeres sin antecedentes penales graves, según trascendió.

El tercer miembro, Kevin Barnhardt, que no asistió a la reunión, había dicho a principios de esta semana que habría votado en contra del cambio, según señala el medio readingeagle.com.

El pasado 1 de mayo el Centro Residencial del Condado de Berks, en operaciones desde el 2001, uno de tres centros de detención de familias inmigrantes que habían solicitado asilo o entrado al país de forma indocumentada, fue desalojado por decisión de la Administración del presidente Joe Biden, lo que durante seis años habían reclamado activistas.

El centro había sido objeto de denuncias de abuso a las familias.

La comunidad, que ha pedido que fuera convertido en un centro de salud y servicios humanos, habían reclamado tras el desalojo, que la junta de gobierno no había dado a conocer los planes para la instalación hasta que trascendió que consideraban convertirlo en un centro para mujeres inmigrantes.

"Rivera, puede poner fin a la detención en Berks. Estamos en contra de que se use para cualquier propósito, no importa a quién detengan: siempre será abusivo. Este es también un problema de los latinos y usted es latino. Va en contra de nuestros valores y estará en contra de los latinos si vota que sí", habían advertido en un mensaje al inicio de la conferencia.

También le advirtieron su preocupación de que la mujeres que detengan en ese centro sean víctimas de abuso "porque está más propensa a recibir humillaciones y maltratos" debido a su condición.

"Esta lucha no ha terminado, es un tema de derechos humanos. Los comisionados (los 3 miembros de la junta de gobierno) están gobernando de mala fe y no están seguros" en las próximas elecciones, advirtió por su parte el representante estatal Chris Rabb.

Mientras que el representante Manuel Guzmám hizo un llamado a la comunidad a unirse en la lucha para tocar puertas y llevar el mensaje en contra del centro de detención para mujeres.

"Sé que hoy es un día muy difícil para todos nosotros pero somos más que ellos (23 % de la población es latina en Berks) pero podemos ganar organizándonos, tocando puertas, compartiendo historias (de inmigrantes). Mantengamos la lucha", afirmó.

Guzmán recordó la carta que medio centenar de políticos de Pensilvania enviaron al presidente Biden y la vicepresidenta Kamala Harris el pasado julio apoyando el cierre del centro.

Les recordaron que encarcelar inmigrantes, ya sean familias, niños o adultos, "es cruel, inhumano, abusivo, innecesario e inmoral; es una violación no solo de las libertades civiles estadounidenses sino también de los derechos humanos internacionales".

También habían reiterado su rechazo a los nuevos planes para convertirlo en un centro para mujeres al recordarles "los abusos sexuales, represalias, negligencia médica y privación de alimentos" que hubo en el centro de detenciones T. Don Hutto en Austin, Texas.

El Hutto fue un centro de detención para familias que fue convertido en un centro para mujeres inmigrantes.

"Estamos disgustados por la votación de los comisionados hoy, ¡pero la lucha no ha terminado! ¡Es hora de que Biden termine el contrato de ICE en el condado de Berks de una vez por todas! fue el mensaje de la Coalición para el Cierre de Berks en su cuenta de Twitter tras conocer el resultado de la votación y exhortar al público a comunicarse con sus representantes en el Congreso.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.