El Condado de Orange se prepara para entregar $15.9 millones en ayuda para el alquiler a medida que aumentan los desalojos

·5  min de lectura

Con las solicitudes de desahucio a punto de alcanzar la cifra más alta en los últimos 13 años, el Condado de Orange anunció el martes sus planes para comenzar a distribuir los casi 16 millones de dólares de ayuda federal de emergencia para el alquiler que recibió en marzo.

La nueva ronda de ayudas de alquiler se pondrá en marcha el 1 de octubre con algunos cheques pagados directamente a los inquilinos, un cambio que preocupó al menos a un comisario.

Los solicitantes elegibles podrían obtener hasta $20,000 ó 18 meses de asistencia.

En una presentación a los comisionados del Condado de Orange, que aprobaron por unanimidad el plan temporal, Lavon Williams, recién nombrado subdirector de servicios comunitarios y familiares, dijo que el condado espera conseguir ayuda financiera para los hogares más vulnerables.

“Vamos a desarrollar un plan de mercadeo para el nuevo programa que incluya la divulgación en la comunidad”, dijo.

El condado puede capacitar a organizaciones que prestan servicios a comunidades de bajos ingresos para ayudar a los posibles beneficiarios a solicitar ayuda.

Los solicitantes deben tener al menos un mes de retraso en el pago de su alquiler y se les pedirá que presenten pruebas de que estám haciendo ajustes a base de sus ingresos.

Algunos documentos aceptables son las declaraciones de impuestos federales de 2021; prueba de elegibilidad de ingresos para otra ayuda federal o estatal como cupones de alimentos; un talonario de cheque o declaración de salario del empleador; o prueba de que vive en una dirección ubicada en un tramo censal de bajos ingresos.

“Las solicitudes que no están completas tardan más en procesarse”, dijo Williams.

Para ser elegible para el programa basado en ingresos, una persona soltera no puede ganar más de $46,480, el 80% del ingreso medio promedio; un hogar de dos personas no puede tener un ingreso combinado superior a $53,120; y un hogar de tres personas estaría limitado a $59,760.

Es posible que se requiera que algunos solicitantes demuestren dificultades financieras.

Desde que los fondos federales de asistencia para el alquiler estuvieron disponibles a través de leyes del Congreso a partir de 2020, los residentes del Condado de Orange han recibido $252 millones, incluidos $197 millones distribuidos a través del Departamento de Niños y Familias del estado, la mayor cantidad de cualquier condado de Florida.

Los solicitantes que recibieron el premio máximo de $20,000 no son elegibles para esta ronda.

Las pautas federales requieren que el programa dé prioridad a los inquilinos que enfrentan un desalojo que se ha presentado ante los Tribunales.

En el condado de Orange, se han presentado casi 9800 desalojos desde principios de año, alrededor de 40 por día.

Al ritmo actual, las solicitudes de desalojo de 2022 superarán no solo las solicitudes de 2021 y 2020 cuando las moratorias gubernamentales redujeron la cantidad de casos, sino todos los años desde al menos 2009, según cifras proporcionadas hasta el lunes por el Secretario de Tribunales del Condado de Orange.

Williams dijo que las pautas del programa darán prioridad a los hogares con niños menores y los hogares que anteriormente recibieron menos de 10 meses de asistencia de otros programas de alivio de alquiler, ya sea que la ayuda haya sido proporcionada por el estado, el condado o la ciudad de Orlando.

El alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, elegido para un segundo mandato de cuatro años la semana pasada, dijo que el programa de asistencia financiado por el gobierno federal tiene como objetivo mantener a las personas en sus hogares mientras los alquileres continúan aumentando en medio de una escasez de viviendas impulsada por el crecimiento de la población.

“Estos servicios siguen siendo absolutamente críticos”, dijo.

A diferencia del programa de asistencia anterior del condado, no se requiere la participación del propietario para que el solicitante reciba ayuda.

El programa extenderá cheques directamente a algunos solicitantes, lo que preocupó a la comisionada Victoria Siplin.

“Simplemente no entiendo cómo vamos a escribir un cheque a un inquilino con la esperanza de que haga lo correcto”, dijo.

Siplin dijo que le preocupaban las consecuencias para un inquilino que usó el dinero para otra cosa que no fuera vivienda.

Williams dijo que los beneficiarios deberán reconocer que están obligados a usar los fondos para pagar el alquiler.

“Esos detalles se están resolviendo”, dijo.

La comisionada Emily Bonilla, cuya propuesta de limitar los aumentos de alquiler durante un año se presentará en la boleta electoral del 8 de noviembre para que los votantes decidan, dijo que le preocupaba que la asistencia de emergencia destinada a prevenir la falta de vivienda alentara a los propietarios a aumentar los alquileres.

“Simplemente me preocupa que nos estemos alejando del propósito de estos fondos... y esté poniendo a las personas en una situación en la que ahora tenemos propietarios que se aprovechan de estos fondos, elevando los alquileres de las personas”, dijo. “No tenemos ningún dato que muestre lo que sucede con los residentes después de que el propietario recibe el dinero”.

En el programa anterior, la ayuda promedio fue de alrededor de $6,000.

Más de 12,000 hogares solicitaron. El programa brindó asistencia a unos 5,200 hogares.

El financiamiento se incluyó en la Ley del Plan de Recuperación Estadounidense, un proyecto de ley de estímulo de $ 1.9 billones aprobado por el Congreso en marzo de 2021.

Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el reportero Stephen Hudak y traducida por el periodista José Javier Pérez.