Condado de Los Ángeles y padre de niño latino muerto logran acuerdo judicial

·2  min de lectura

Los Ángeles, 6 may (EFE).- Familiares del niño Anthony Ávalos, quien presuntamente murió torturado por su madre y el novio de esta, llegaron a un acuerdo con las autoridades de Los Ángeles en una demanda millonaria por la responsabilidad del condado en el deceso del menor.

El niño, de 10 años, falleció en junio de 2018 después de haber sido hospitalizado a causa de una supuesta caída.

Sin embargo, tras una investigación la madre del menor, Heather Barron y su novio, Kareem Leiva, fueron acusados de asesinato y tortura por la Fiscalía.

La demanda fue presentada en 2019 por Víctor Ávalos, padre del niño, y seis de los medios hermanos de la víctima al considerar que las autoridades del condado no respondieron de manera adecuada tras los informes de abusos contra Anthony y sus hermanos.

El monto del acuerdo judicial, anunciado en una audiencia, no fue informado.

Inicialmente los demandantes solicitaban 50 millones de dólares en compensación y cambios en la política del Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS).

La querella legal, sin embargo, no culmina con el acuerdo porque el prestador de servicios Hathaway-Sycamores Child and Family Services aún debe responder por las acusaciones de asignar a una de sus trabajadoras, que supuestamente ya estaba involucrada en el caso de la muerte de otro niño abusado por sus padres en 2013.

Barron, de 29 años, y su novio, de 33, están aún a la espera de juicio.

Según la Fiscalía, Anthony sufrió golpes contra el suelo, fue azotado con un cable y una correa, se le prohibió usar el baño durante largos periodos y se le colocó salsa picante en la boca, entre otras torturas.

Los investigadores sospechan que los abusos y torturas tienen que ver con que el menor dijo que era homosexual.

Las muertes de otros dos niños hispanos a manos de sus padres son mencionadas también en la demanda.

Una de ellas ocurrió en mayo de 2013 en Palmdale, ciudad vecina de Lancaster, donde murió Ávalos, dónde falleció Gabriel Fernández, de 8 años. Su madre, Pearl Sinthia Fernández, fue condenada a cadena perpetua por la muerte del menor y su novio, Isauro Aguirre, enfrenta la pena muerte.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.