Concursos de jueces: los trámites para cubrir las vacantes en Comodoro Py acumulan un historial de demoras y sospechas

Paz Rodríguez Niell
·4  min de lectura
Los concursos de jueces para cubrir vacantes en los tribunales que investigan las principales causas de corrupción registraron, en los últimos tiempos, demoras e irregularidades
Fuente: Archivo

El fallo de la Corte Suprema que resolvió el caso de los jueces trasladados Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi ordenó la apertura de un nuevo concurso en el Consejo de la Magistratura para cubrir sus vacantes. El presidente del Consejo, Alberto Lugones, dijo esta semana que apuestan a hacer un concurso transparente y rápido, para tenerlo terminado en seis meses, pero los antecedentes son poco alentadores.

Los concursos para nombrar jueces y camaristas federales en los tribunales de Comodoro Py, donde se tramitan las causas más sensibles para el poder político, fueron largos y amañados (el último para la Cámara Federal, el tribunal que dejarán Bruglia y Bertuzzi, demoró diez años y un mes). Pero en algunos casos, además, hubo sospechas de trampas y el propio Consejo reconoció irregularidades; una de ellas está en plena investigación.

Hoy, tres de los doce juzgados federales de primera instancia de Comodoro Py están vacantes. A la renuncia de Sergio Torres se sumaron este año la muerte de Claudio Bonadio y la jubilación de Rodolfo Canicoba Corral. Para cubrir el juzgado de Torres, se abrió un concurso que se frenó en febrero, cuando se detectó un episodio insólito: en el examen escrito que les tomaron a los candidatos a jueces apareció una prueba sin nombre que no pudo ser asignada a ninguno de los 77 concursantes. Se abrió entonces una auditoría. La diputada Graciela Camaño, presidenta de la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura, dijo a LA NACION que esa auditoría terminó el mes pasado y que se pudo identificar al dueño del examen, pero que de esa investigación surgieron otras "irregularidades" que motivaron la apertura de un sumario.

Graciela Camaño, presidenta de la Comisión de Selección, y Alberto Lugones, presidente del Consejo de la Magistratura
Fuente: Archivo - Crédito: Fernando Massobrio

"La auditoría nos dejó una serie de inquietudes metodológicas y nos advirtió sobre irregularidades. Por eso, mandamos a hacer un sumario", relató Camaño. Entre esas "irregularidades" -explicó- se advirtió que varios de los exámenes habían quedado cargados en las computadoras que se usaron para las pruebas y eso conspiraría contra el anonimato del proceso. Además, Camaño ordenó una auditoría sobre el "sistema informático" que se usa en los concursos para revisar cómo se sortea a los jurados.

Mientras tanto, se produjo la segunda vacante, la de Bonadio. Acababa de detectarse el problema del concurso anterior y los consejeros decidieron entonces no acumular la nueva vacante a aquel proceso. Abrieron otro. Así, de mínima, el error o irregularidad ya produjo un primer efecto en los trámites para cubrir los juzgados que desvelan al poder. Acumular o no vacantes es decisión del Consejo, pero haber abierto un nuevo concurso habilita a postulantes que no se presentaron en el anterior (o que les fue mal) a concursar en el nuevo. En el segundo concurso, que por ahora es para dos cargos, está pendiente sortear a los jurados para empezar con el proceso.

El fallo de la Corte que resolvió los casos de los camaristas trasladados Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi motivará la apertura de nuevos concursos de jueces
Fuente: Archivo

El último trámite para cubrir la vacante de un juzgado federal de instrucción de Comodoro Py duró tres años. El anterior, que era para cuatro cargos, siete. También estuvo sospechado de trampas. Hubo incluso una causa penal para investigar lo ocurrido, que fue cerrada por la jueza María Servini.

El otro concurso de la Cámara

En cuanto a la Cámara Federal, por orden de la Corte ahora se abrirá un nuevo concurso, pero ya hay uno en trámite que marcha lento. Hace más de dos años que se tomaron los exámenes. Ahora, lo que falta es definir a los candidatos a jueces que el Consejo le propondrá al Presidente. Para aprobar cada terna, es necesario una mayoría especial (dos tercios de los consejeros presentes), mayoría que el oficialismo no tiene por sí solo. Este es un punto en el que suelen trabarse los concursos. Pero además, en este caso, no está claro cuántas vacantes hay que cubrir: el trámite era para dos, pero es posible que después del fallo de la Corte vuelva a la Cámara Eduardo Farah, que integraba el tribunal hasta que fue trasladado.

En el Consejo está en marcha además un concurso para nombrar nuevos jueces en los tribunales orales federales de Comodoro Py. Cada causa penal empieza su camino en los juzgados de instrucción (cuyas principales decisiones revisa la Cámara Federal) y sigue en los tribunales orales, donde hoy están, por ejemplo, las principales investigaciones de corrupción contra el kirchnerismo -la mayoría, esperando ser juzgadas-.

El concurso para los tribunales orales es para siete cargos. De acuerdo con el propio Consejo, "la extensión del plazo para la conclusión del procedimiento venció el 26/12/2018". Los exámenes, en este caso también, fueron hace más de dos años. Y este es otro concurso donde no está claro cuántas son hoy las vacantes .

En el Consejo dicen no saber todavía qué efectos otorgarle al fallo Bertuzzi. Camaño hizo una lista con todos los casos "conflictivos". La semana próxima, los consejeros se sentarán a discutirlo.