Concurso para juez: 97 candidatos compiten por dos lugares en los tribunales de Comodoro Py

·3  min de lectura
Ocho horas duró el examen del concurso para cubrir dos vacantes en los juzgados federales de Comodoro Py, los más sensibles para el poder político
Ocho horas duró el examen del concurso para cubrir dos vacantes en los juzgados federales de Comodoro Py, los más sensibles para el poder político

Eran 249 los inscriptos para concursar por los juzgados que dejaron vacantes Claudio Bonadio y Rodolfo Canicoba Corral, pero para rendir el examen se presentaron esta mañana 97. Muchos de ellos son funcionarios con trayectoria en el mundo judicial y la gran mayoría ya trabaja en los tribunales de Comodoro Py.

Llegaron a las 8, con bolsos y valijas llenas de libros y fallos, a dar la prueba en un gigantesco pabellón de Tecnópolis que el Consejo de la Magistratura preparó para esta temporada de concursos de jueces. Entre los aspirantes, 74 eran hombres y 23, mujeres. Algunos venían de juzgados y otros, de fiscalías.

El examen para cubrir los juzgados federales de Comodoro Py se tomó en uno de los pabellones de Tecnópolis
El examen para cubrir los juzgados federales de Comodoro Py se tomó en uno de los pabellones de Tecnópolis


El examen para cubrir los juzgados federales de Comodoro Py se tomó en uno de los pabellones de Tecnópolis

Estaba inscripto en el concurso el juez Federico Villena, que actualmente subroga uno de los juzgados federales de Lomas de Zamora y que investigó por espionaje ilegal a la AFI macrista. Villena también estaba anotado en el concurso para cubrir dos vacantes de la Cámara Federal y no se presentó a ninguno de los dos exámenes. Según dijo a LA NACION, faltó a ambos por razones familiares.

Este concurso estuvo a un paso de quedar frenado después de que el jurado presentó un temario que incluía el “lawfare” entre los asuntos sobre los que iban a tener que responder los aspirantes. La semana pasada, cuando eso se hizo público, una de las jurados renunció. De habérsele aceptado la renuncia, el concurso se hubiera paralizado, pero el Consejo de la Magistratura rechazó su dimisión, ordenó adecuar el temario y el trámite siguió adelante tal como estaba previsto.

Los concursantes están habilitados a presentarse con libros y fallos
Los concursantes están habilitados a presentarse con libros y fallos


Los concursantes están habilitados a presentarse con libros y fallos

Los jurados son Roberto Falcone, juez de Tribunal Oral Federal de Mar del Plata y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata; Omar Minatta, exjuez de la Cámara Penal de Trelew; Alejandra Lázzaro, secretaria de la Cámara Electoral, que es la que había renunciado, y Adriana Molina, profesora de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (FCJS) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Los jurados siguieron el concurso por teleconferencia. En el pabellón donde se tomó el examen estaban los consejeros Diego Molea, Pablo Tonelli, Juan Culotta, Alberto Lugones y Graciela Camaño, que como presidenta de la Comisión de Selección del Consejo estuvo a cargo de la jornada de evaluación.

Cinco de los consejeros de la Magistratura estuvieron hoy en Tecnópolis para presenciar la evaluación
Cinco de los consejeros de la Magistratura estuvieron hoy en Tecnópolis para presenciar la evaluación


Cinco de los consejeros de la Magistratura estuvieron hoy en Tecnópolis para presenciar la evaluación

Los candidatos a jueces rindieron un examen que consistió en resolver un caso similar al que les podría tocar si se convirtieran en jueces federales penales. Lo había preparado el jurado y se sorteó entre cuatro que estaban en sobres cerrados. No fue un caso de los más frecuentes que reciben los jueces de Comodoro Py porque se refería a un abuso sexual dentro de una dependencia militar.

Como sigue

Ahora, el jurado deberá corregir los exámenes, que se identifican con números para que nadie sepa de quién es cada uno. Después, se analizarán los antecedentes de los candidatos, se abrirá un plazo para impugnar las calificaciones, se tomarán entrevistas personales a los postulantes y se elaborará un orden de mérito. Sobre esa base, los consejeros decidirán las ternas y darán por terminado el concurso.

Esas ternas irán entonces al Poder Ejecutivo (cada una debe tener al menos una mujer). El Presidente elegirá a sus candidatos de cada terna y enviará el pliego al Senado para su acuerdo.