Concluye sesión ordinaria del Congreso de CDMX entre gritos y ofensas

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 27 (EL UNIVERSAL).- Debido a que la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, Patricia Báez Guerrero, no aceptó anexar una "fe de erratas" a la Ley de Evaluación de la Ciudad de México, la cual aprobó el pleno dos horas antes, la sesión de este jueves concluyó entre enfrentamientos verbales de diputadas del PAN y Morena.

Las morenistas no aceptaron que sus "errores" no pueden corregirse, luego que el pleno del Congreso local aprobó un dictamen, lo que provocó que entre las legisladores de uno y otro partido se ofendieran, por lo que Báez Guerrero, del PAN, optó por concluir la sesión.

El motivo, fue que la panista se negó anexar una "fe de erratas" a la Ley de Evaluación de la Ciudad de México, que aprobó el pleno antes, por lo que las morenistas acusaron a Báez Guerrero de arbitraria, prepotente y grosera por no aceptar enmendar el error de una legisladora del partido mayoritario.

Todo iba bien, pero a las 14:10 horas, cuando la presidenta de la Mesa Directiva estaba por concluir la sesión, la diputada de Morena, Maricela Zúñiga Cerón, pidió la palabra "para ver la posibilidad de que anexe una fe de erratas al dictamen que acabamos de aprobar en la Ley de Evaluación, pues me equivoqué en las reservas de los artículos 41 y 43, cuando en realidad son el 42 y 44".

El problema fue que Báez Guerrero pidió a la secretaria, Donají Olivera Reyes, de Morena, proceder a levantar los votos, pero antes de iniciar esto, el panista Federico Döring Casar pidió la palabra.

"Eso que pide la diputada Zúñiga no es procedente, pues la Ley Orgánica y el Reglamento establecen que una vez votado un dictamen, no es posible hacerle correcciones. Por lo tanto, eso es ilegal. Lo que pide la diputada, parece que sacó un conejo del sombrero, cuando lo que quería es una paloma", acusó.

Ante ello, pidieron la palabra entre gritos las morenistas, sobre todo, su coordinadora, Martha Ávila Ventura, seguida de Guadalupe Morales Rubio, Guadalupe Chavira de la Rosa, la propia Maricela Zúñiga y hasta Leticia Varela, aunque ésta última sólo participó para encender a las panistas: América Rangel Lorenzana y Gabriela Salido Magos, al acusarlas de "groseras y peladas".

"La grosera y pelada será usted. Y ahí está el ejemplo de cuando (en septiembre pasado) llamó ‘pendejo’ al diputado (del PAN), Jorge Triana. Así que no venga aquí pretendiendo hacerse la santita. Aporte ideas, no venga a faltar al respeto", le respondió Rangel Lorenzana.

Ávila Ventura, lo mismo que sus compañeras, exigían a Báez Guerrero proceder a la votación, "que usted ya le había ordenado a la secretaria. Pero alguien le llamó por teléfono y ahora no quiere efectuarla", acusaron, pero la panista les respondió que "no puedo hacerlo, porque, entiendan, es un dictamen que ya se aprobó", decía a cada momento la presidenta de la Mesa Directiva.

Gabriela Salido apoyó a su compañera, para exigir respeto a su cargo, "no es con gritos y ofensas como se trata a la máxima autoridad del Congreso. Entiendan, lo que piden ya es un acto consumado. En todo caso, hay que esperar a que la jefa de Gobierno nos devuelva esa ley y la corregimos. ¿Qué les extraña, así ha sido en toda la legislación? No entiendo porque ahora quieren que corrijamos algo que fue su culpa. Así lo reconoció su compañera", señaló la panista.? Empero, esto lejos de calmar las aguas las avivó y de nuevo las morenistas se le fueron encima, pero no contra ella, sino a la presidenta de la Mesa Directiva.

La discusión se prolongó hasta las 15:51 horas y al ver que las morenistas no entraban en razón, Báez Guerrero decidió concluir la sesión, entre gritos y ofensas.

Con ello, la Ley de Evaluación de la Ciudad de México, "por la que hemos invertido tantos meses de trabajo para que entre en vigor", diría la presidenta de la Comisión de Administración Pública, Guadalupe Chavira de la Rosa, va a ir a parar a la Jefatura de Gobierno con esos y más errores, donde en los próximos días regresará para que los diputados y diputadas la corrijan.