Un concierto para la izquierda y en honor al Presidente

·2  min de lectura

Pedro Villa y Caña y Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, junio 11 (EL UNIVERSAL).- Entre banderas de Cuba, estandartes del Che Guevara, cubrebocas contra el bloqueo y la venta de muñecos con la figura del presidente Andrés Manuel, transcurrió el recital del cubano Silvio Rodríguez en la plancha del Zócalo.

Un concierto de más de tres horas, que derivó en un acto político para recordar al extinto líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, exigir justicia por los 51 años del "Halconazo" y en honor al Ejecutivo federal.

Sin importar esperar varias horas —algunos de ellos más de 14— en el llamado corazón político de México, se reunieron viejos militantes de izquierda, junto con jóvenes que encuentran en el cantautor inspiración para sus sueños revolucionarios, como lo hicieron alguna vez sus abuelos y padres.

Se trató de un escenario idóneo para la presencia de políticos que impulsan la llamada Cuarta Transformación del presidente López Obrador. Mario Delgado, líder nacional de Morena, no resistió la tentación de tuitear la foto junto con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, desde un palco privilegiado del edificio sede de la Jefatura de Gobierno.

Abajo, la secretaria general del partido guinda, Citlali Hernández, pidió con urgencia le mandaran capas del bienestar para escuchar a Silvio. Aclaró en redes que era broma, por aquello de los haters.

"¡Mi papá te escucha desde el cielo!", decía una pancarta que levantaba una joven al frente, mientras comentaba que su papá era admirador del cantante.

Por la mañana, la jefa de Gobierno señaló ante el cantautor Silvio Rodríguez que "el bloqueo a Cuba es una perversa tragedia que debe terminar", y le entregó las Llaves de la Ciudad como huésped distinguido, horas antes de su presentación en el Zócalo.

"Silvio siempre nos marcó y nos marcará. ¿Qué estudiante de prepa o universidad pública no lo acompaña en sus huelgas, plantones o en sus círculos de estudio?", comentó Luis González, egresado de la UNAM y quien participó en los movimientos estudiantiles de 1968 y 1971.

En la plancha del Zócalo también se dio cita Ana Ignacia Rodríguez "La Nacha", presa política del 68.

No faltó la vieja consigna "¡Cuba, sí, Yanquis, no!" que lanzó una pareja de la tercera edad con sus playeras de la bandera cubana, mientras esperaban con ansias el inicio del concierto, que en punto de las 20:05 horas comenzó con Vivir Quintana, cuya canción Vivir sin miedo se ha convertido en el himno de la lucha feminista en México.

Tras más de 15 canciones, el trovador recordó el "Halconazo" y manifestó que es una fecha sensible para el pueblo mexicano, pero casi a punto de terminar el concierto, dedicó de nueva cuenta El Necio al presidente Andrés Manuel López Obrador.

"Se la dediqué a Fidel y también a Andrés Manuel, y se la vuelvo a dedicar pero también a todos los que piensan que es posible un futuro mejor", comentó poco antes de despedirse.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.