Más allá de Paco Marsó: los grandes amores 'fallidos' de Concha Velasco

·12  min de lectura

Hace tan solo unos días, Concha Velasco anunciaba su retirada de los escenarios tras representar la función de la obra La habitación de María en su ciudad natal, Valladolid. La actriz dejaba a su público sin palabras al explicar que era su última representación tras más de seis décadas sobre las tablas de un teatro. "Quiero decir una cosa que decía Santa Teresa: 'Lee y conducirás, no leas y serás conducido'. Que sean ustedes felices y hasta siempre", decía la intérprete de 81 años que recibía una gran ovación con el público en pie para darle el merecido adiós a una carrera impecable. Sin duda, el teatro ha sido su gran amor a nivel profesional desde que con 10 años comenzara a subirse a un escenario primero como bailarina y luego como actriz. Pero la vida personal de 'la chica yé-yé' ha estado llena también de romances sonados y amores que tuvieron un punto y final hasta que conoció a Paco Marsó, con el que compartió su vida durante 25 años hasta que en 2010 se divorciaron.

BARCELONA, SPAIN - FEBRUARY 11: Concha Velasco attends the presentation of 'El Funeral' at Teatre Borras on February 11, 2020 in Barcelona, Spain. (Photo by Jordi Vidal/WireImage)
BARCELONA, SPAIN - FEBRUARY 11: Concha Velasco attends the presentation of 'El Funeral' at Teatre Borras on February 11, 2020 in Barcelona, Spain. (Photo by Jordi Vidal/WireImage)

Conchita Velasco, como fue conocida en sus primeros años en el mundo de la interpretación, ha sido siempre una mujer apasionada, amante de la familia y enamorada de la vida. Su eterna sonrisa, sus ojos picarones y su capacidad para hacer igual de bien una comedia, un musical o un drama clásico la llevaron a mediados de los años 50 a ser una de las actrices más queridas de nuestro país, algo que ha seguido llevando con orgullo hasta el día de hoy. Fue precisamente en el set de rodaje donde encontró a sus grandes amores y ese escenario de película saltó a la vida real en algunas ocasiones. Según cuentan en Libertad Digital, la actriz se enamoró platónicamente por primera vez cuando aún era una adolescente. Fue de Enrique Ortega, hijo de Manolo Caracol, artista con el que Concha empezó a trabajar siendo muy joven como bailarina flamenca de sus espectáculos. Se conocieron en De color moreno en 1955 pero nunca pasó nada entre ellos debido a la juventud de ella. 

Un amor secreto y un desamor con otro actor

Años más tarde, Concha sufriría su primera decepción amorosa. Se enamoró perdidamente del director José Luis Sáenz de Heredia, primo de José Antonio de Rivera. Estaban empezando los años 60 y según Libertad Digital, y él era 28 años mayor que la actriz. "Se conocieron en 1960 en el Museo de Bebidas de Perico Chicote, en la Gran Vía madrileña. Él la eligió como protagonista de El indulto, con Pedro Armendáriz, el actor mexicano. Sus primeros besos casi furtivos, como de dos colegiales, se sucedieron un mes y medio después de aquel rodaje, José Luis la invitó a una excursión a Toledo", explican. Ella aún vivía con sus padres en un piso que les había comprado en una céntrica calle de Madrid. A pesar de que vivieron un amor apasionado hasta comienzos de la década siguiente, lo suyo no pudo ir a más puesto que él estaba casado. 

The Spanish actress Concha Velasco with some miniature cars, 28th March 1972, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).
The Spanish actress Concha Velasco with some miniature cars, 28th March 1972, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).

Tras este amor casi imposible para la época en la que se dio, Concha volvió a enamorarse. Fue en 1970 con el estreno de Llegada de los dioses, una comedia de Antonio Buero Vallejo en la que compartía escenas con Juan Diego, uno de los actores más reconocidos de nuestro país. Comenzaron una relación y cuentan que ella, una señorita de Valladolid hija de un militar y de una maestra y con una educación más de derechas, cambió sus ideas con la ayuda del actor de Bormujos (Sevilla), que siempre ha manifestado su ideología de izquierdas y que hasta fue el organizador de una huelga de su profesión para pedir que los actores pudieran descansar un día a la semana, algo que finalmente consiguieron. A pesar de que entre ellos todo iba bien, Concha ya entonces soñaba con casarse y crear una familia, pero parece que Juan Diego no tenía ninguna intención de pasar por la vicaría, algo que hizo que tomaran caminos por separado pero que siempre conservaran una bonita amistad.

The Spanish actress Concha Velasco with her son, 27th June 1980, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).
The Spanish actress Concha Velasco with her son, 27th June 1980, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).

El padre de su primer hijo, su gran secreto

Fue en 1975, cuando Concha tenía 36 años, cuando conoció a Fernando Arribas. Él era un operador de cámara que después se convertiría en un reconocido director de fotografía del cine español y que fue galardonado con un Goya en 1987 por la película Divinas palabras. Su amor surgió durante el rodaje de Las bodas de Blanca en Burgos y él quedó prendado de la belleza y vitalidad de la actriz a través de la cámara. Se enamoraron y vivieron un amor en secreto, ya que él estaba casado y ya tenía un hijo. Nunca se planteó separarse, así que la pareja, pese al amor que se profesaban, rompió meses más tarde. Pero Concha se quedó embarazada y el 4 de septiembre de 1976 nació su hijo Manuel, al que ella registró con sus dos apellidos, dando muestra de que sería madre soltera. Hasta 45 años más tarde, nadie supo quién era el padre biológico del joven, que ha seguido los pasos en el mundo del cine pero como guionista y director (también ha dirigido a su madre en dos obras de teatro, El Funeral y La habitación de María). Concha siempre respetó la privacidad de Arribas y no dijo su nombre hasta marzo de 2012 en una entrevista en el Deluxe, dos meses después del fallecimiento del director de fotografía. 

El que sí supo quién era su padre biológico fue Manuel, que lo descubrió mientras estudiaba en la Escuela de Cine de Madrid. Eso sí, de niño vivió muchos comentarios sobre este tema que le hicieron plantearse muchas preguntas. En el programa Viva la vida, en una de las pocas veces que Manuel ha hablado de este asunto, contaba: "Tuve una infancia maravillosa en un colegio estupendo, pero ya oía cosas. Oía que me cantaban Mi carro me lo robaron, la canción de Manolo Escobar. Entiendo que los padres de los niños en el cole dirían que el hijo de Concha Velasco no es de Paco Marsó, es hijo de Manolo Escobar, y por eso me llamo Manuel. Yo me llamo Manuel porque mi bisabuelo se llamaba así, mi tío…". Y es que Manolo Escobar fue mucho más que un amigo para Concha, fue casi un hermano, pero en la época en la que trabajaron juntos muchos fueron los rumores que quisieron ver en ellos algo más (algo que nunca existió) que una preciosa amistad que duró hasta la muerte del artista en 2013.

El propio Manuel contaba en ese espacio cómo fue el día que descubrió que Arribas era su padre: "Entra a dar clase un señor que se llama Fernando Arribas que yo conocía, además era uno de los que yo más admiraba. Me quedo así y me da algo. Él pasa lista y dice: 'Manuel Martínez Velasco'. Se queda callado. Yo le dije a mi novia por aquel entonces: "Este señor es mi padre". Me puse a hablar con él. No hizo falta decirnos nada y nos dimos un abrazo. Me presentó a su hijo Luis, que es mi mejor amigo y hermano por parte de padre, y nos fuimos a comer. Me acuerdo perfectamente de ese día y le dije: "Creo que tú y yo somos hermanos". Y él me dijo: "Yo creo que también". Y nos dimos un abrazo". A partir de ese día, Manuel mantuvo una relación muy cercana con Arribas y sintió con gran pesar su fallecimiento en enero de este año.

MADRID, SPAIN - APRIL 18: Concha Velasco and Paco Valladares attend 'Valle-Inclan Theatre Awards' 2011 at Royal Theatre on April 18, 2011 in Madrid, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - APRIL 18: Concha Velasco and Paco Valladares attend 'Valle-Inclan Theatre Awards' 2011 at Royal Theatre on April 18, 2011 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Valladares, Fernán Gómez... sus grandes amigos dentro y fuera de la pantalla

Algo parecido a lo que sucedió con Manolo Escobar pasó con Francisco Valladares. Él era uno de los grandes galanes de la época en la que Concha triunfaba como protagonista de películas inolvidables como El día de los Enamorados o La verbena de la Paloma. Los dos eran guapos, jóvenes y exitosos y las crónicas de la época querían que también estuvieran enamorados. Pero nada más lejos de la realidad, entre ellos solo hubo siempre un cariño tremendo y una amistad de esas de las que hay pocas en la vida. Cuando el actor falleció en marzo de 2012, Concha asistió a su funeral visiblemente afectada y tuvo para él unas conmovedoras palabras: "Estaba doblando El Príncipe Valiente en los estudios CEA, y me dijo que para ser actriz había que hablar bien. Eso fue en el año 1956 y, hasta anteanoche, en que hablé por última vez con él, hemos sido siempre amigos", contaba. 

"No hay nadie que haya recitado como Paco Valladares. Nunca se le ha reconocido lo bastante, quizá porque era demasiado buena persona. Era muy grande y no se le ha dado la importancia que merecía. En este país somos un poco indiferentes e injustos con la gente que vale tanto, y me da pena de que no tenga todos los premios que se merecía", reconocía emocionada.

Coqueta y divertida, Concha reveló en 2013, durante la rueda de prensa por su Goya de Honor, que con el que sí le hubiera gustado tener algo más que una amistad fue con el gran Fernando Fernán Gómez, con el que trabajó en 1989 en la película Esquilache. "Era el hombre que mejor besaba del cine español. ¡Yo le estaba esperando siempre entre esposa y esposa, y novia y novia! Pero llegó Emma Cohen y se acabó. ¡Cómo besaba Fernán Gómez!", decía provocando las risas de los periodistas. En esa misma entrevista, Concha confesó que no había tenido demasiada buena suerte en el amor. "A mí se me dan muy bien las escenas de amor en el cine. En Más allá del jardín... ¡hay que ver lo que es esa escena ahí, en el coche, tirada! ¡Por Dios, qué maravilla! ¡Tener encima y desnudo a Manuel Bandera! Cuando salía me preguntaban las maquilladoras y las sastras... ¿Cómo es? ¿Qué tiene? En el cine no se me ha resistido nadie, lo que no quiere decir que hayamos seguido después. Solo ha habido uno, ya se sabe, pero para qué lo vamos a nombrar... ¡pobre!", decía haciendo clara referencia al que fue su marido durante 25 años, el productor teatral Paco Marsó.

Spanish actress Concha Velasco with her husband Paco Marso (1948-2010), Madrid, Spain, 1990. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)
Spanish actress Concha Velasco with her husband Paco Marso (1948-2010), Madrid, Spain, 1990. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)

Su gran amor y su gran dolor

Al poco tiempo de dar a luz a su primer hijo, Concha Velasco conoció al que sería su gran amor y compañero de vida durante más de tres décadas. Durante la representación de Las arrecogías del beaterio de Santa María Egipcíaca coincidió con Paco Marsó, que entonces trataba de abrirse camino en el mundo de la interpretación. Se habían conocido años atrás en Don Juan Tenorio, donde él tenía una frase, pero en ese momento no surgió la chispa entre ellos. Se enamoraron y se casaron el 18 de abril de 1977 en una boda en la más absoluta intimidad. "El día que me casé por la iglesia ya no vino a casa, llamé a mi suegra para decirle que iba a llamar a la policía y me dijo: "ya te acostumbrarás hija". Y no me acostumbré", revelaba la intérprete en Volverte a ver hace unos meses. Paco dio sus apellidos al primer hijo de Concha y lo adoptó y quiso como a un hijo más toda la vida. Casi dos años después, el 5 de abril de 1979, nació su hijo Francisco, que hoy tiene su propia productora con la que ha llevado a cabo numerosos videoclips y cortos desde hace un par de décadas.

El matrimonio de Concha y Paco no fue fácil y ella sufrió mucho por ese amor. No solo por las deslealtades que el propio Marsó confesó en Salsa Rosa, sino por los problemas económicos por los que tuvieron que pasar debido a proyectos fallidos (como con la obra La Truhana con la que dicen que perdieron 130 millones de las antiguas pesetas) y a grandes deudas que pusieron a la actriz en serios aprietos teniendo que vender su casa de Madrid para poder hacerles frente. "Fue un mal marido, pero un gran empresario. Pienso mucho en él, sueño con él. No resucitaría a mi madre ni a mi padre, pero a él… Paco tenía muchas cosas buenas. Hay muchas fotos en mi casa y nunca se habla mal de Paco", decía sobre su exmarido el pasado mes de febrero en el programa Un año de tu vida. "¿Quién soy yo para juzgar a los demás? Estuve locamente enamorada", confesaba casi once años después de la muerte de Marsó.

MADRID, SPAIN - JANUARY 28: Concha Velasco and her son Manuel Marso (R) and Paco Marso (L) attend Goya awards final candidates party on January 28, 2013 in Madrid, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - JANUARY 28: Concha Velasco and her son Manuel Marso (R) and Paco Marso (L) attend Goya awards final candidates party on January 28, 2013 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

La pareja puso fin a su matrimonio en el año 2005 ("Al divorciarme he ganado que cuando suena el timbre de casa no piense que es una citación judicial", decía la actriz en una entrevista) y el productor fallecía en un hotel de Málaga en 2010 cinco meses después de haber firmado el divorcio. "No me he enamorado desde que Paco se fue. En casa todavía tengo sus fotos puestas. Cuando murió me di cuenta de cuánto lo querían mis hijos", explicaba ella y añadía divertida: "No quiero novio, no lo necesito, estoy muy bien como estoy. De sexo estoy más que servida. Quiero un hombre que sea impotente y millonario. Los hombres de mi edad no están tan jóvenes ni tan guapos como yo".

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.