Con retraso, pero ya se debate control de armas

Más destacado

Durante años se han hecho llamados en Estados Unidos sobre la necesidad de hablar sobre un control de armas. No sólo no prosperaron, sino que las armas siguieron abriéndose camino.

Tuvo que ocurrir una matanza en un pequeño poblado de Connecticut para que los centros del poder tomaran el tema la dieran prioridad política.

Finalmente hay oídos para décadas de argumentación en contra del fácil acceso a las armas de fuego en las grandes ciudades del país, todo debido a que un joven inestable mentalmente invadió una escuela primaria en Newtown, Connecticut, con un fusil de asalto tipo militar y cargadores de 30 balas. Veinte niños y seis adultos fueron asesinados.

El presidente Barack Obama calificó la tragedia como una "llamada de atención". El vicepresidente Joe Biden se reunió el jueves con el gabinete de Obama y con funcionarios judiciales de todo el país para crear un grupo de trabajo encargado de reducir la violencia con armas de fuego.

Los legisladores que durante mucho tiempo se han resistido al control de armas ahora dicen que debe hacerse algo al respecto.

Tal acción está estimulando a quienes han buscado reducir la violencia urbana con fusiles. Han aumentado las donaciones para tal fin en algunos lugares. Otros líderes han estado trabajando tiempo extra debido a este momento sin precedente.

El momento está ocasionando además que algunos reflexionen sobre el súbito cambio de opinión

¿Por qué ahora? ¿Por qué no hubo tal conmoción para actuar tras el asesinato de tantos otros niños, aunque fuesen uno por uno, en áreas urbanas?

Ciertamente, Newtown es un caso especial: niños de 6 y 7 años de edad abatidos dentro del refugio de un salón de clases.

Aun en una nación donde abunda la violencia, donde han ocurrido otros tres asesinatos colectivos desde julio y millones gozan matando virtualmente a través de videojuegos, la naturaleza de esta tragedia es estremecedora.

Aun así, "se habla mucho ahora de que tenemos que proteger a nuestros niños. Tenemos que protegerlos a todos nuestros niños, no únicamente a los que viven en los suburbios", dijo Tammerlin Drummond, una columnista de Oakland Tribune.

En su columna del lunes, Drummond escribió sobre Heaven Sutton, de 7 años y residente de Chicago, quien estaba de pie junto a su madre vendiendo dulces cuando murió debido al fuego cruzado entre pandillas.

También en Chicago, que padece un aumento reciente en la violencia con armas de fuego: Aaliyah Shell, de 6 años, recibió un disparo desde un vehículo en movimiento cuando estaba de pie frente a su pórtico; y Tyquan Tyler, de 13 años, murió cuando alguien desde un auto le disparó a un grupo de jóvenes afuera de una fiesta.

Drummond escribió: "Se ha necesitado los asesinatos de veinte bebés y seis adultos en un barrio de clase media alta en Connecticut para lograr lo que miles de muertes por arma de fuego en comunidades urbanas de todo este país no pudieron lograr".

Así que, nuevamente: ¿Por qué tomó tanto tiempo? Las respuestas son complicadas, por muchos factores: resignación a la violencia urbana, aún entre algunos de quienes viven ahí; la suposición de que las ciudades son peligrosas y los pueblos chicos seguros; la idea de que algunas víctimas urbanas se colocan a sí mismas en situaciones peligrosas.

___

Jesse Washington está en Twitter como: www.twitter.com/jessewashington.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK