Comunidades pesqueras británicas sufren burocracia Brexit

JILL LAWLESS
·2  min de lectura
Unas mujeres sentadas afuera de Beshoffs, en la localidad pesquera de Howth, en Dublín, Irlanda, el 17 de diciembre de 2020. (Brian Lawless/PA via AP)

LONDRES (AP) — Las comunidades pesqueras británicas se encontraban entre los más firmes partidarios del Brexit. Pero ahora algunos dicen que se enfrentan a la ruina debido a la burocracia generada por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Una empresa de productos del mar ha amenazado con arrojar crustáceos podridos a las puertas del gobierno si la situación no mejora en unos días.

El gobierno insistió el jueves en que los problemas eran sólo “iniciales” que pronto se resolverían.

Muchos pescadores británicos respaldaron el Brexit porque prometía la posibilidad de que el Reino Unido abandonara el complejo sistema de cuotas de pesca de la UE y recuperara el control sobre quién puede pescar en aguas británicas.

Los derechos de pesca se convirtieron en un importante punto de fricción en las negociaciones comerciales que siguieron a la salida política del Reino Unido del bloque en enero de 2020, ya que las naciones europeas buscaban conservar el acceso a las aguas donde han pescado durante décadas o siglos.

La empresa danesa DFDS, que transporta productos del mar desde Escocia a la UE en camión, ha suspendido los envíos al menos hasta el lunes debido a retrasos por los nuevos trámites.

Jamie McMillan, del Lochfyne Langoustines de Escocia, dijo que “el gobierno de Londres se ha burlado de la industria pesquera”.

“Si los exportadores escoceses no pueden llevar su producto al mercado la semana que viene, estaremos a las puertas de Westminster y estaremos tirando nuestros mariscos en su puerta, podridos”, agregó.

El acuerdo comercial que entró en vigor el 1 de enero permite a Gran Bretaña y la UE comerciar bienes sin cuotas ni aranceles. Pero eso está muy lejos del comercio fluido y sin complicaciones del que disfrutó el Reino Unido mientras era parte del mercado único de la UE. Las empresas enfrentan nuevos gastos y trámites burocráticos, incluidas declaraciones de aduana y controles fronterizos. Ha habido escasez de algunos productos en los estantes de los supermercados a medida que las empresas reducen el número y la cantidad de envíos que realizan.

El primer ministro Boris Johnson ha dicho que las empresas pesqueras serán compensadas por sus pérdidas, aunque no ha dado detalles.