Comunidades de Oaxaca piden a la CFE condonación de adeudos

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., febrero 10 (EL UNIVERSAL).- Comunidades en Oaxaca, Veracruz y Chiapas se declaran en alerta ante los cortes de energía eléctrica por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que en los últimos días realizaron con apoyo de elementos de la Guardia Nacional en diversas poblaciones.

Poco antes de las siete de la mañana del pasado lunes 8 de febrero, personal de la CFE ingresó a los poblados de Cerro Grande y Reforma Agraria Integral, que pertenecen al municipio de San Francisco Ixhuatán, en el Istmo de Tehuantepec, y cortó el suministro de la energía eléctrica. Los trabajadores de la CFE "entraron como ladrones, de noche, y al cortar la luz pues también cortaron el servicio del agua potable. No hubo una notificación previa", señaló el presidente municipal de San Francisco Ixhuatán, Florencio de la Cruz, quien reconoció que Cerro Grande adeuda 210 mil pesos por el consumo eléctrico, y Reforma Agraria debe 20 mil pesos.

Molestos por el corte de la luz, unos 50 pobladores de ambas localidades se trasladaron este martes 9 de febrero a las oficinas de la CFE que se ubican en el municipio de Santo Domingo Zanatepec, en la zona oriente del Istmo, y retuvieron a dos empleados que se trasladaban a Cerro Grande, donde estuvieron retenidos alrededor de ocho horas. Asimismo, en Matías Romero, un grupo de personas, integrantes de la Unión de Comunidades de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), se manifestaron ese día también en las oficinas de la CFE en este municipio, denunciando cobros excesivos en las tarifas de energía.

Por esos cortes que en los últimos días han realizado los técnicos de la CFE en varios municipios del sur de Oaxaca, en algunos casos con el apoyo de la Guardia Nacional, una docena de organizaciones sociales del Istmo de Tehuantepec, del sur de Veracruz y de poniente de Chiapas, que luchan contra la altas tarifas eléctricas se declararon en alerta para impedir más cortes de luz. Los representantes de esas organizaciones que convergen en la resistencia contra las altas tarifas y organizan a las comunidades para que se declaren en huelga de pagos, insistieron en señalar que la electricidad y el agua son derechos humanos, que el gobierno debe respetar.

Demandaron además que cesen las agresiones. "Denunciamos públicamente la campaña de represión que ha desatado la Comisión Federal de Electricidad, con la participación de la Guardia Nacional, en contra de cientos de familias istmeñas que luchamos en contra de los abusos y mal servicio de dicha empresa", señalaron en un comunicado. De esta manera, las organizaciones se declararon en alerta roja, manifestando su voluntad de seguir en resistencia para "enfrentar las políticas antipopulares de un gobierno que en plena pandemia desconoce los derechos de nuestros pueblos", apuntaron.

En el caso de las poblaciones de Cerro Grande y Reforma Agraria Integral, está previsto para el viernes una reunión con representantes de la CFE en San Francisco Ixhuatán, informó el alcalde, Florencio de la Cruz. Los pobladores que reconocen la deuda van a pedir apoyo, "borrón y cuenta nueva", añadió el edil ixhuateco, así como sucedió en la condonación total de la deuda que mantenían por el servicio de energía eléctrica más de 600 mil usuarios domésticos en Tabasco. Desde el pasado 3 de febrero, la CFE y el gobierno del estado de donde es originario el actual Presidente de la República condonaron la deuda por la que permanecían en resistencia civil al no pago —la cual fue iniciada en 1995 por el mismo Andrés Manuel López Obrador—, y cuyo monto ascendió a poco más de 11 mil millones de pesos; además que ahora se les otorgó la tarifa 1F a los tabasqueños —la más baja por uso doméstico—, con un subsidio único todo el año.