Comunidad peruana se prepara para recibir los restos de las víctimas de una masacre

·3  min de lectura

Accomarca (Perú), 17 may (EFE).- La comunidad peruana de Accomarca, en el sureño departamento de Ayacucho, ultimó este martes los preparativos para recibir mañana los restos de algunas de las 69 víctimas de una masacre perpetrada el 14 de agosto de 1985 por un batallón contraguerrillas del Ejército.

Los restos exhumados y prendas de vestir que han sido identificadas por la Fiscalía serán entregados a los pobladores de Accomarca, cuyo nombre quedó marcado en el país por la masacre de 1985, por el que la Justicia condenó en 2016 a penas de entre 10 y 25 años de cárcel a diez militares.

Efe pudo constatar que pobladores y familiares de las víctimas trabajaron durante toda la jornada, limpiando las calles y la iglesia del pueblo, donde se van a velar los restos.

También este martes llegaron a Accomarca funcionarios de la Fiscalía que llevaron las cajas donde se encuentran los restos de algunas de las 69 víctimas de la masacre.

Hasta el remoto punto de Ayacucho, el departamento con el que más se ensañó el conflicto armado peruano, llegó un camión que traía parte de los ataúdes que serán utilizados en la ceremonia con la que los vecinos esperan cerrar el episodio.

Este miércoles, los familiares recibirán los restos de sus seres queridos, los velarán y el jueves los sepultarán.

Por este caso, la Sala Penal Nacional de Perú sentenció a 25 años de cárcel al general Wilfredo Mori, a 24 años de prisión al teniente Juan Rivera Rondón y a 23 años al teniente Telmo Hurtado, el único detenido por este caso, como autores mediatos de la masacre.

Hurtado se ganó por su participación en la masacre el nombre de "el Carnicero de los Andes".

El teniente Telmo Hurtado reconoció en el juicio su responsabilidad en la muerte de 30 personas y acusó a otros jefes de batallón de la responsabilidad por el resto de asesinatos.

Accomarca se encuentra en una zona en la que el grupo terrorista Sendero Luminoso era particularmente fuerte.

Aunque inicialmente toleraron a las autoridades locales para confundir a los militares de una base cercana, posteriormente los forzaron a abandonar sus cargos y, al negarse, fueron asesinados en 1982, según el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

"Sendero Luminoso se había convertido en un enemigo invisible que las fuerzas del orden no podían identificar, lo que resultaba en acciones arbitrarias contra el conjunto de los habitantes, que eran culpabilizados por asociación", reza el informe.

En una operación lanzada por las Fuerzas Armadas, y dirigida en el terreno por el entonces subteniente Telmo Hurtado, los militares buscaron choza por choza a los pobladores con el fin de conducirlos hasta una pampa (un terreno baldío) donde se llevaría a cabo una reunión, según la CVR.

Posteriormente, y pese a que no encontraron armas ni propaganda senderista, los hombres y las mujeres fueron separados y agredidos, siempre según el informe de la comisión.

Finalmente, fueron llevados a la fuerza a varias casas donde Hurtado ordenó a su personal de tropa disparar contra ellos antes de lanzar una granada provocando una explosión y el incendio de los lugares donde se encontraban las personas detenidas con el fin de fingir que había sido un ataque de Sendero Luminoso.

Posteriormente, asesinaron a cuatro personas más, tres de ellas, hermanas, según la CVR.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.