La comunidad LGTBQ, de fiesta por la victoria de Joe Biden y Kamala Harris

Agencia EFE
·3  min de lectura

Los Ángeles (EE.UU.), 7 nov (EFE).- West Hollywood, uno de los epicentros de la comunidad LGTBQ en Los Ángeles y en todo Estados Unidos, estalló este sábado de alegría con la victoria de Joe Biden y Kamala Harris, entendida como un paso a favor de la diversidad y un borrón a las tensiones que han divido al país.

"Queremos proteger nuestros derechos para casarnos, para adoptar y para participar en la cultura y en nuestra sociedad como todo el mundo", explicaba a Efe Richard, quien acudió junto a su marido a unas celebraciones que se alargaron durante más de 10 horas.

Entre banderas de Estados Unidos, enseñas arcoiris y carteles de la campaña de Biden, los ciudadanos de Los Ángeles, una ciudad profundamente progresista, salieron en masa a compartir su alegría.

"Yo me fui hace décadas de mi estado rural porque buscaba vivir en un ambiente liberal como el de California. Mi familia no me aceptaba mucho, pero poco a poco fue mejorando. Desde que Trump empezó a apoyar conspiraciones y a demonizar a los progresistas noté tensiones hacia mí que hacía años habíamos superado", confesaba Alyson.

Para esta mujer, que observaba las celebraciones desde la distancia, el mandato de Trump no ha sido "exactamente negativo" en cuestión de derechos para la comunidad LGTBQ, "porque los anteriores a él avanzaron mucho" y existe una aceptación social que no quería perder.

"Pero su juego de tensión nos ha afectado", confesaba.

Más tajante era un grupo de amigos que bailaba al son de la música de los vehículos que pasaban por la calle con la música en alto y rodeados de banderas. "Trump es tan homófobo como racista", aseguraban.

Mark, uno de ellos, recordaba las declaraciones pasadas de Trump en las que afirmaba no apoyar el matrimonio homosexual.

"Y que los de su campaña ahora quisieran convencernos de que Trump es un aliado del colectivo... -señalaba enfadado-. Nos ha tomado por tontos, pero ya hemos visto mucho".

Un estudio de GLAAD, la principal organización de Estados Unidos en defensa de los derechos de las personas LGBTQ, determinó en octubre que el 74 % de los votantes registrados que se identifican como LGTBQ optarían por Biden.

Su victoria de este sábado cayó muy temprano en la costa oeste de Estados Unidos, a las ocho y media de la mañana. Sin embargo las celebraciones se alargaron hasta el anochecer tanto en el barrio de West Hollywood como en el otro vecindario emblemático para el colectivo, Castro, en San Francisco.

Los aplausos eran constantes desde los bares, los vehículos y las casas y la jornada pronto se convirtió en una celebración de la diversidad de estas zonas urbanas, con bailes como el "voguing", gritos de "el amor gana" y aplausos a todo el que se soltaba la melena.

"Queremos que nuestros hijos crezcan en un país que los acoja, sean quienes sean", aseguraba desde su vehículo una madre que había conducido con su marido y sus hijos hasta la fiesta de Los Ángeles.

También se colaban pancartas en español, como "Trump y Pence: fuera ya" o "lo conseguimos".

"Creo que esta noche Estados Unidos está en un camino mejor hacia aceptar completamente la diversidad y la diferencia, de cualquier tipo. En política, en los tribunales y en las calles", resumía Julia, una joven adolescente que festejaba con sus amigas.

(c) Agencia EFE