Comunidad de inteligencia de EEUU reconoce dos teorías sobre el origen del COVID-19

·1  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. La morfología ultraestructural exhibida por el 2019 Novel Coronavirus (2019-nCoV) se ve en una ilustración publicada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, Georgia, EEUU

WASHINGTON, 27 de (Reuters) -La comunidad de inteligencia de Estados Unidos reconoció el jueves que sus agencias tienen dos teorías sobre el origen del COVID-19, con dos organizaciones que creen que surgió naturalmente del contacto humano con animales infectados y una tercera que abraza un posible accidente de laboratorio como la fuente de la pandemia global.

"La Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos no sabe exactamente dónde, cuándo o cómo se transmitió inicialmente el virus del COVID-19, pero se ha unido en torno a dos escenarios probables", dijo la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI), añadiendo que la mayoría cree que no hay "suficiente información para evaluar uno como más probable que el otro".

El comunicado de la ODNI no identificó cuáles dos de las 17 agencias que constituyen la comunidad de inteligencia del país creen que el virus se originó en animales infectados y cuál cree que se originó en un accidente de laboratorio.

En ambos casos, no obstante, ODNI dijo que las agencias que respaldan una u otra teoría sobre el origen lo hicieron con "confianza baja o moderada", lo que en la jerga de los agentes de espionaje significa que creen que la evidencia que respalda su punto de vista está lejos de ser concluyente.

Una fuente familiarizada con los análisis de la comunidad de inteligencia dijo que ni la CIA ni la Agencia de Inteligencia de Defensa favorecen actualmente ninguna explicación alternativa para el origen del virus, y agregó que se encuentran entre la gran mayoría de las oficinas estadounidenses que creen que la información a la fecha es insuficiente para determinar que un escenario es más probable que el otro.

(Reporte de Doina Chiacu. Editado en español por Gabriela Donoso y Manuel Farías)