La comunidad chilena despide en París al fallecido Ángel Parra

Patricio ARANA
1 / 2

Funeral del cantante chileno Angel Parra, en el cementerio del Père Lachaise, el 16 de marzo de 2017 en París

Funeral del cantante chileno Angel Parra, en el cementerio del Père Lachaise, el 16 de marzo de 2017 en París (AFP | Patrick Kovarik)

Unas 400 personas dieron el último adiós este jueves en París al cantautor y guitarrista chileno Ángel Parra, figura de la música popular y "testigo activo de un periodo que marcó al mundo".

Reunidos en la Sala de la Cúpula del crematorio del cementerio del Père Lachaise, la familia del artista, encabezada por su esposa Ruth Valentini y sus hijos Javiera y Ángel, presidió una ceremonia de homenaje en la que se mezclaron mensajes de afecto y temas musicales memorables.

La embajadora de Chile en Francia, Marcia Covarrubias, diputados franceses, funcionarios del ayuntamiento de París, la cantante chilena Mariana Montalvo, amigos y simples admiradores del cantautor participaron, acongojados, en este último adiós antes de que se trasladen sus cenizas a Chile.

Parra falleció el sábado por la mañana en una clínica parisina rodeado por su familia después de tres años de lucha contra un cáncer de pulmón que acabó con uno de los máximos exponentes de la canción popular chilena.

"Chile pierde un testigo activo de un periodo que marcó al mundo. (...) Ruth, pierdo un amigo, un hermano", dijo durante la ceremonia Roberto Romero, consejero de la región francesa Ile-de-France, hijo de exiliados chilenos.

Durante la ceremonia, su hija, Javiera, cantó, con emoción, frente a la asistencia. Lo mismo hizo Mariana Montalvo o "los compañeros" de Ángel que interpretaron un tema de su madre, Violeta, "Rin del angelito", arrancando un suave coro de la asistencia.

El féretro fue luego transportado hasta la entrada del crematorio. Al desaparecer, un aplauso prolongado invadió la Cúpula, seguido por un "¡Compañero, presente!" repetido tres veces.

"Este hombre nunca dejó de ser lo que era (...) [tenía] una lealtad a sus ideas que fueron siempre las mismas. Nunca varió una línea, nunca fue oportunista, jamás", dijo Mariana Montalvo a la AFP.

Rodolfo Jerez, "un amigo", destacó de Parra su humanidad, "una persona que tenía sentimiento, muy rica sensibilidad".

"Se nos va uno de los grandes embajadores del periodo [de Salvador] Allende, del periodo de las luchas del pueblo chileno", lamentó Christian Rodríguez, un "amigo" de Parra.

Angel Parra nació en 1943 en Valparaíso.

En 1973, tras el golpe que instaló la dictadura militar de Augusto Pinochet en Chile, Ángel fue detenido por su vinculación con la izquierda, encarcelado en el Estadio Nacional en Santiago y posteriormente trasladado al campo de concentración Chacabuco.

Dos años después se exilió a México y luego se trasladó a Francia, donde pasó los últimos 40 años con su familia.

Ángel Parra tiene en su haber más de 50 discos, algunos de ellos con otros destacados cantautores chilenos como Víctor Jara, durante sus casi 60 años de carrera. Fue también un prolífico narrador y escritor.

La familia Parra es la mayor cantera de artistas de Chile, en la cual destacan Nicanor Parra, hermano de Violeta, de 101 años y creador del movimiento literario conocido como antipoesía y sus dos hijos, Javiera y Ángel.