Una computadora dice que el Mundial lo gana Argentina. ¿Cuán real es este pronóstico?

A tan solo 17 días del inicio del Mundial de Catar 2022 son muchos los que hacen sus predicciones sobre cuál de las 32 selecciones levantará al final la copa, incluso algunos acudiendo a la tecnología.

La XXII edición de la Copa Mundial dará inicio este 20 de noviembre y se extenderá hasta el 18 de diciembre, día en se discutirá la final después de disputar 64 partidos.

Para muchos los favoritos son Brasil, Argentina, Alemania, Francia, Inglaterra, Bélgica, España y Portugal y, salvo sorpresa, entre ellos debe estar el campeón, aunque algunos de ellos seguramente quedarán en camino sobre todo porque se enfrentarán entre sí a partir de octavos de final.

En gran parte llegar a la final dependerá de terminar primeros en la fase de grupos para no enfrentar a estos favoritos en octavos y sobre todo en que no se lesionen sus principales figuras, ya que predecir un equipo ganador no es algo humano, ni siquiera cosas de un pulpo.

Por ello muchos acuden a las máquinas para hacer sus cálculos como el de una empresa financiera que preparó e introdujo en una supercomputadora un algoritmo que ya acertó los dos campeones de las anteriores ediciones: Francia y Alemania.

No es un programa cualquiera, sino que estos modelos matemáticos tienen una base científica luego de una profunda investigación teniendo en cuenta muchas variables de las selecciones participantes.

La predicción es que Argentina será la próxima campeona del mundo y que derrotará a Portugal en la final, yendo incluso más allá al prever que el título se definirá en tanda de penaltis, así que los jugadores de ambos equipos pueden ir practicando.

La cuestión es que esto es fútbol y aunque todo diga que México le gane 1-0 a Alemania, que Croacia golee 3-0 a Argentina, que Suiza empate con Brasil y luego con Costa Rica, Uruguay le puede ganar a Portugal y Argentina cruzarse con Francia, tal como ocurrió en el pasado Mundial de Rusia 2018.

Un partido cualquiera lo gana y antes y durante el torneo pasan muchas cosas imprevisibles. No solo errores inexplicables, que también, sino un golazo de fuera del área, un golpe que hace bajar un rendimiento, o un milímetro que hoy es offside o un balón que no entra. Nada garantiza que triunfe el mejor, aunque el que al final gana, si es el mejor.

Lo interesante del resultado de la supercomputadora es que en la discusión del título se enfrentaría Leo Messi contra Cristiano Ronaldo, y sin duda es la final soñada, y un broche de oro para sus espectaculares carreras.

El que gane Messi el Mundial serviría a sus admiradores para decir que es el mejor de la historia, que en cambio no dirían lo mismo si el que levanta la copa es Cristiano. Pero esto forma parte de la pasión por el fútbol y el fervor que despiertan estos dos grandes monstruos que no necesitan ser comparados y que han llevado el deporte al siguiente nivel.

Si bien es difícil que este pronóstico se cumpla, sobre todo teniendo en cuenta que los datos y el peso de cada variable lo deciden los humanos, para nada es descabellado. Si la lógica se impone este sería el camino.

Scaloni: “Lo Celso no tiene reemplazante” en Argentina

Argentina tiene un camino “fácil”, con México en el Grupo C y luego en octavos ante el segundo del D, muy probablemente Dinamarca; luego en cuartos iría ante el ganador entre el primero del A, Ecuador o Catar, o el segundo del B, muy probablemente Estados Unidos.

En semifinales ya la cosa se complica para la albiceleste al enfrentar al que salga airoso entre Alemania, España, Uruguay y Brasil.

Portugal lo tiene mucho más complicado al tener a Uruguay en el su grupo (H) para luego medirse en octavos probablemente a Suiza como 2do del G, en cuartos a Bélgica, posible ganador del F, y si pasa chocaría en semifinales ante el ganador entre Inglaterra, si es líder del B, y Francia se domina en el D.

Igualmente una final Brasil-Francia es más probable y apetecible donde se enfrentarían Neymar contra Kylian Mbappé, pues un España-EEUU sería interesante, pero sí que sería una enorme sorpresa.