Los compromisos climáticos actuales llevan a un calentamiento global de 2,6 °C, alerta la ONU

Fabrice Coffrini AFP/Archivos

El calentamiento global podría llegar a los 2,6 °C de aquí a finales de siglo, teniendo en cuenta los compromisos actuales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, alertó este jueves la ONU en un nuevo informe a pocos días de la COP27.

Pero los Estados no cumplen con sus compromisos adquiridos y la trayectoria actual podría generar un calentamiento aún mayor de 2,8 °C, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Ambas trayectorias están muy por encima de los objetivos del Acuerdo de París de contener el calentamiento "muy por debajo" de los 2 °C, y si es posible mantenerlo en 1,5 ºC.

Un día después de que la oficina de Cambio Climático de la ONU estimara que los compromisos actuales están "muy lejos" de responder a las metas fijadas en París, el PNUMA consideró que el progreso en el recorte de emisiones "lamentablemente" no ha sido suficiente.

El informe examina la diferencia entre la contaminación por CO2 emitida, según los planes de los países para una descarbonización de sus economías y lo que la ciencia considera que es necesario para contener el calentamiento en un nivel de 1,5 ºC a 2 ºC con respecto a la era preindustrial.

El texto señala que para lograr llegar a 1,5 °C sería necesario reducir las emisiones en un 45% con respecto a los niveles actuales.

Falta de acciones concretas

El año pasado en la COP26 de Glasgow, los países firmaron un "pacto" para instarlos a reforzar cada año sus contribuciones a nivel nacional. Pero la respuesta ha sido "lamentablemente insuficiente" señaló el informe que recuenta que solamente 24 países cumplieron.

El mundo "no puede permitirse más lavado de imagen verde", insistió.


Leer más sobre FRANCE24

Leer tambien:
Olas de calor serán más frecuentes y mortíferas, alertan la Cruz Roja y la ONU
¿Nos estamos acostumbrando al clima extremo?
El deshielo de los glaciares revela un paso suizo enterrado durante al menos 2.000 años