Una complicación impensada para para los destinos turísticos en EE.UU.: falta personal

·3  min de lectura
A finales de esta semana el parque de diversiones Disneyland en, Anaheim, California, se convertirá en un centro de vacunación de coronavirus
A finales de esta semana el parque de diversiones Disneyland en, Anaheim, California, se convertirá en un centro de vacunación de coronavirus

NUEVA YORK.- Después de un año de cierres por el coronavirus, se prevé que aumenten los planes de vacaciones para el verano gracias a que se relajaron las restricciones debido al Covid-19. Pero la grave escasez de trabajadores en Estados Unidos debe servir de advertencia para los viajeros: prevean retrasos y tengan paciencia.

Escasean los guardavidas y las mucamas en los hoteles. También los autos de alquiler y los baristas.

Traspiés: por qué tambalea Covax, el gran plan para vacunar al mundo

La escasez de mano de obra está afectando a los destinos turísticos de Estados Unidos justo cuando intentan recuperarse del año perdido por la pandemia en que los contagios y las cuarentenas mantuvieron a los estadounidenses en casa. Ahora, con más de la mitad de los adultos vacunados, los estadounidenses están listos para salir a pasear en el verano.

Pero los problemas de personal amenazan con descarrilar la recuperación del sector de viajes. Los viajeros pueden esperar menos opciones de menú en los restaurantes, largas filas para registrarse en hoteles y aeropuertos, y menos atracciones y puestos de comida en los parques temáticos.

Algunos hoteles no habilitarán todas sus habitaciones ni cambiarán las sábanas con tanta frecuencia porque no tienen suficiente personal de limpieza. Seis de los parques nacionales más populares — incluidos Yosemite, Rocky Mountain, Acadia y Zion — requerirán reservaciones anticipadas para permitir el distanciamiento social.

La estatua de la Libertad, en Nueva York
Johannes Eisele


La estatua de la Libertad, en Nueva York (Johannes Eisele/)

“Esto no se parece en nada a lo que hemos visto antes”, dijo Michelle Woodhull, presidenta de Charming Inns, que incluye cuatro pequeños hoteles y un restaurante de alta gama en Charleston, Carolina del Sur.

La compañía limitó al 20% las reservas de habitaciones durante algunas semanas y quitó mesas del restaurante, dijo Woodhull, quien recientemente recibió una queja de un cliente que no pudo conseguir lugar durante cuatro semanas.

“Desafortunadamente, esa es la realidad”, dijo, y agregó que es mejor que brindar un servicio deficiente. “¿Qué empresa quiere rechazar clientes, especialmente después del año que hemos tenido?”.

Aún así, la industria del turismo está dando señales de regresar. Ejecutivos de aerolíneas dicen que los viajes de placer nacionales se encuentran en niveles previos a la pandemia, y es probable que la cantidad de personas que pasan por los aeropuertos de Estados Unidos diariamente supere los dos millones antes de que termine la semana, la primera vez que ocurre desde principios de marzo de 2020.

El club automovilístico AAA pronostica que 37 millones de estadounidenses viajarán al menos a 80 kilómetros de su hogar durante las próximas vacaciones, un aumento del 60% respecto del año pasado. Pero si AAA tiene razón sobre este fin de semana, eso significará seis millones de personas menos viajando que durante las mismas vacaciones de 2019.

La multimillonaria ganancia que obtendrían este año los fabricantes de vacunas contra el coronavirus

Como un ejemplo del regreso a la normalidad, a fines de abril reabrió sus puertas el parque temático Disneyland en California, uno de los íconos del turismo estadounidense, con un exigente protocolo de restricciones. El parque reabrió después de un cierre sin precedentes de 13 meses, y por ahora, trabaja con capacidad limitada y solo admite residentes del estado.

La reapertura fue un gran cambio para el estado más poblado del país desde hace unos meses, cuando los casos aumentaban, los hospitales se quedaban sin camas de terapia intensiva y morían cientos de personas al día.

Ahora, California cuenta con la tasa más baja de infecciones por coronavirus del país y al momento de la reapertura más de la mitad de la población elegible para la vacunación había recibido al menos una dosis.

Agencia AP