Comparten en Facebook un vídeo conduciendo a 220 kilómetros por hora y fallecen poco después en un accidente

La noche de fiesta desenfrenada de Luigi Visconti y Fausto Dal Moro acabó en tragedia. La última imagen que se tiene de ellos es conduciendo a más de 200 kilómetros por hora por una carretera de Módena, en Italia. Poco después de subir el vídeo a Facebook en el que se le escucha decir que la “droga espera” y que se ha vuelto viral ambos fallecieron en un accidente de tráfico.

Se graban yendo a 220 kilómetros por hora y mueren poco después en un accidente de tráfico. (Foto: Captura de Facebook / Fausto Dal Moro)

El sábado pasado, Visconti, que acababa de cumplir unos días antes 39 años, y su amigo Dal Moro, de 36, salieron a divertirse. Cogieron el BMW del primero y se lanzaron a la carretera. Poco antes de las doce de la noche, Dal Moro, peluquero de profesión, subía a Facebook un vídeo en el que se ve a su amigo conduciendo a toda velocidad y presumiendo de coche, de cómo tira y cómo llega alcanzar los 220 kilómetros por hora.

En su conversación, que se produce entre risas y bromas, hablan de que van a una fiesta tecno y uno de ellos propone la posibilidad de parar un momento. “No, la droga espera”, le contesta su amigo. La grabación, que Yahoo no publica por deseo de la familia, que ha pedido que por respeto a los fallecidos no se difunda, se corta poco después. Se les ve y se les escucha pasándoselo bien con la imprudencia de conducir a esa velocidad.

Lo que ocurrió más tarde, según diversos medios italianos, es que el coche chocó contra un quitamiedos de la carretera. Ambos sobrevivieron al golpe y salieron por su propio pie como puede leerse en La Presse. Sin embargo, fueron arrollados por otro vehículo.

En Il Resto del Carlino describen a Visconti, dueño del coche y quien conducía, como una persona responsable en su trabajo, era operario sanitario. “En el trabajo siempre fue impecable. Si tenía problemas los dejaba fuera. Después, el fin de semana, quizá sucedía lo que se ve en el vídeo”, explica un amigo al mencionado medio.

En el perfil de Facebook de Dal Moro donde continúa colgado el vídeo hecho viral tras la tragedia se pueden leer las condolencias de amigos suyos que han acudido a esta red social para darle su último adiós y lamentar su final trágico.

Pero también se pueden leer muchas críticas por el comportamiento temerario de ambos amigos que al final les acabó costando la vida. “Menos mal que no mataron a ningún inocente”, dice una internauta. Hay quien comenta que al menos no deja hijos huérfanos. Y quien pide que “no se le juzgue”.