Compás de espera para las escuelas de Paraguay tras la cuarentena de Pascua

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 3 abr (EFE).- Una semana más sin clases presenciales, en la modalidad virtual, es la recomendación del Ministerio de Educación en vísperas del nuevo decreto del Ejecutivo de este domingo, cuando finaliza la cuarentena en vigor para la Semana Santa que fue impuesta ante el aumento de casos de Covid en todo el país.

En su comunicado de este sábado, el Ministerio ciñó la recomendación para la semana entrante y a las zonas señaladas en alerta sanitaria, una veintena de ciudades, entre ellas Asunción, la capital y uno de los focos de la pandemia.

El Gobierno había procedido a suspender las clases presenciales a medidos de marzo, después de que los centros retomaran esa actividad a primeros de ese mes, combinada con las virtuales.

Un retroceso debido a una segunda ola que ha expuesto la precariedad del sistema de salud público, desbordado ante la acumulación de casos, con muchos pacientes atendidos en pasillos y sin el suficiente número de intensivistas.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, son 2.367 los internados, 431 en unidades de terapia intensiva, según el parte de anoche, que registró 44 muertes y 1.608 positivos.

Con esos montos se elevan a 4.294 los decesos y a 217.886 los contagios desde que hace un año el coronavirus hizo acto de presencia en el país, de unos siete millones de habitantes.

ESPERANDO LAS VACUNAS

El Gobierno aseguró al gremio empresarial que el lunes se reactivará la actividad productiva, con el sector hostelero y gastronómico entre los más golpeados esta Semana Santa.

A partir de la próxima semana se espera también la llegada de nuevas remesas de vacunas, otro de los puntos débiles en la estrategia para afrontar la pandemia por parte del Gobierno que preside Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado.

El Ejecutivo apostó por la plataforma multilateral Covax, que solo ha enviado 36.000 dosis de los 4,3 millones de vacunas que fueron acordadas.

El viernes se anunció de la inminente salida de Rusia de nuevas partidas de la Sputnik V, dentro del millón que fueron adquiridas, pero de las que solo han llegado 4.000 dosis, que fueron las primeras en desembarcar en Paraguay.

Todos esos cargamentos, como las 20.000 vacunas donadas por Chile, fueron destinadas al personal de blanco, todavía pendiente de la inmunización total.

Una partida llegada esta semana de 100.000 dosis donadas por India, que podían ser la puerta para la vacunación de la población, permanece almacenada a la espera de un dictamen de la autoridad reguladora de Brasil, que prohibió su uso en ese país hasta nuevas verificaciones.

La situación sanitaria se ha traducido en lo político en un desgaste de Abdo Benítez, cuestionado desde las redes y por la oposición por su gestión de la pandemia.

Grupos de ciudadanos protagonizaron masivas protestas en Asunción el mes pasado en las que expresaron su hartazgo por las carencias de la red sanitaria estatal, de las más atrasadas de la región, y por varios casos de corrupción en la compra de insumos.

El descontento social, que exigía la renuncia de Abdo Benítez, fue recogido por la oposición, que impulsó un juicio político al mandatario que fue desbaratado en la Cámara de Diputados gracias a la mayoría de escaños del oficialismo.

(c) Agencia EFE