En Comodoro Py ven débil al Gobierno y creen que Cristina, por las causas que enfrenta, buscará retener poder

·5  min de lectura
Cristina Kirchner tiene causas abiertas en la justicia federal que pueden complicar su futuro
Captura

La justicia federal mira con interés -desde afuera- la crisis política que se desató en la cima del Gobierno y toma nota de la debilidad extrema en la que está sumergido el presidente Alberto Fernández, pero al mismo tiempo tiene claro que Cristina Kirchner necesita mantener una cuota de poder relevante para seguir buscando soluciones para sus problemas judiciales.

El edificio de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 ayer tuvo un moderado movimiento hasta las 14, con la despedida de la jueza Liliana Catucci de la Cámara Casación, pero luego los pasillos de todos los pisos quedaron desiertos.

El mapa de lealtades en el gabinete de Alberto Fernández

No obstante, los jueces empezaron a seguir la crisis del Gobierno compartiendo mensajes de WhasApp en diversos grupos. Uno de los magistrados lo graficó así: a Cristina Kirchner le interesa controlar dos botones: economía y justicia. Por eso la presión contra Martin Guzmán y la necesidad de seguir acumulando una cuota de poder para influir sobre los jueces en las causas judiciales abiertas que pueden incidir sobre su fortuna y su libertad.

Un funcionario judicial con terminales en la política advirtió: “ Miren quién ofrece su renuncia en el Gabinete, pero no dejen de mirar a Gerónino Ustarroz, el representante del gobierno de Cristina Kirchner, en verdad, en el Consejo de la Magistratura. Si no renuncia Ustarroz es porque la doctora quiere dejar clavado a uno de sus operadores, porque quiere seguir incidiendo ya con amenazas o con el escarmiento de algunos jueces o el nombramiento de otros”.

Cristina Kirchner está siendo juzgada por la causa de Vialidad Nacional, acusada de direccionar la obra pública en favor de Lázaro Báez; tiene pendiente el juicio por los casos Hotesur y los Sauces, y la Justicia debe decidir si confirma o no la continuidad del juicio contra ella por la firma del Pacto con Irán, cuyo futuro pende de un hilo.

El presidente Alberto Fernández
Fabián Marelli


El presidente Alberto Fernández (Fabián Marelli/)

La primera reacción de algunos jueces fue el registro de que hay un “cambio en como cayó la taba” por lo que puede esperarse que cambien los vientos en los tribunales. Sobre todo cuando está por definirse la elección del presidente de la Corte Suprema de Justicia y de la Cámara de Casación. En este tribunal es clave la integración de la Sala I de la Casación, actualmente conformada por Ana María Figueroa, Diego Barroetaveña y Daniel Petrone. Allí tramitan los casos Hotesur y los Sacues y el del pacto con Irán. Si el futuro presidente sale de esta sala, deberá elegirse un suplente que integre el tribunal para votar en estos casos sensibles. El perfil del elegido será determinante para el futuro de las causas contra Cristina Kirchner.

La oferta de renuncia de Soria

“Lo que pase no nos mueve el avispero. ¿¡¿¡Que se vaya Martín Soria como ministro de Justicia? ¿¡¿¡¿Cuándo llegó? ¡No lo conocemos!” , escribió irónico un encumbrado funcionario de Comodoro Py 2002 que apenas se enteró de los amagues de renuncia se fue a correr para canalizar la angustia que le generó la noticia.

Otro funcionario agregó: “La salida de Soria no nos mueve el amperímetro. Si ni siquiera visitó a los jueces de la Corte desde que asumió. A esta altura quedó claro que ya no nos asustan los gritos”. Los mensajes muestran que mientras el Gobierno se debilita y el kirchnerismo se envuelve en la crisis, el Poder Judicial entiende que se ve fortalecido. Los jueces creen que será más difícil llevárselos por delante.

“Estamos mirando todo con prudencia y preocupación”, contó un juez que participa activamente en la Asociación de Magistrados.

Leen en la crisis una situación de extrema debilidad, donde a Alberto Fernández le renunció hasta el presidente de Aerolíneas Argentinas. Uno de los funcionarios federales se animó a hacer una especulación política: “El Presidente tiene dos opciones. Una es postrarse y negociar; la otra es una oportunidad de oro: reducir el gabinete, nombrar a los propios y convocar a la oposición. Si lo hace, tendrá más fortaleza de la que cree”.

El Ministro de Justicia, Martín Soria
Rodrigo Néspolo


El Ministro de Justicia, Martín Soria (Rodrigo Néspolo/)

En los tribunales se habla de lo ocurrido como de un “golpe de estado interno” que le va a costar al Gobierno mucho más que perder las próximas elecciones.

“A Daniel Rafecas ya lo tiró por la borda como candidato a Procurador. Tiró por al borda a Marcela Losardo como ministra de Justicia. Ya le volaron dos de sus alfiles en el área de Justicia, que si nos ponemos a pensar, fue el área donde el kirchnerismo tuvo éxito en cuanto a someter a Alberto Fernández a la máxima presión”, dijo un encumbrado fiscal. A esa lista se suman los proyectos de ley que salieron del riñón kirchnerista como la reforma judicial o la ley de Ministerio Público, pareciera que destinados al cajón del olvido,

Otro juez federal dijo que con esta situación “le están marcando la cancha” al Presidente. “Para nosotros es irrelevante lo que está pasando, lo miramos con preocupación, pero no nos incide. Los problemas judiciales de Cristina Kirchner los va a seguir teniendo, los que se solucionaron eran las cosas insostenibles que hizo Claudio [Bonadio] como el caso del dólar futuro o ahora lo del Memorándum con Irán”, afirmó.

Un tercer juez, más encumbrado, con más de dos décadas de experiencia, recordaba la crisis que atravesó el gobierno de la Alianza, con la renuncia de Chacho Álvarez, aunque con una diferencia: en ese caso el dirigente del Frepaso se fue pero mandó a sus ministros a no renunciar. “Se me vino a la cabeza el 2001”, dijo este magistrado y entendió que es el momento de buscar consensos y apoyos políticos.

“ Cristina Kirchner no puede perder cuotas de poder con las causas que tiene. Estando en el poder, independientemente del cargo que sea, siempre es más fácil”, resumió este magistrado, a quien no le tiembla el pulso a la hora de fallar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.