Una madre despierta tras 27 años en estado vegetativo

Aunque Munira Abdulla no es el primer paciente en el mundo que logra recuperarse de un estado vegetativo, su caso resulta notable porque transcurrieron 27 años desde el accidente que la dejó en coma, en 1991, hasta el día que logró recuperar su plena conciencia.

Getty Creative

También su historia trasciende por lo que podría aportar a los tratamientos para volver a la vida a las personas en su igual condición. Un gran paso de avance en los estudios sobre cómo revertir los casos de comas profundos, además de los nuevos medicamentos y terapias que actualmente se están aplicando en estos pacientes.

Esta historia igualmente resulta un gran ejemplo de persistencia humana, tanto de Abdulla como de su hijo Omar Webair, quien nunca perdió las esperanzas de que su madre “regresara de entre los muertos”.

“Nunca me rendí con ella, porque siempre tuve la sensación de que un día se despertaría”, afirmó, según reporte del diario The Independent.

Webair solo tenía cuatro años cuando un autobús escolar en la ciudad Al Ain, de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), embistió al auto donde iban juntos, accidente tras el cual su madre, de 32 años en ese momento, sufrió una lesión cerebral grave que la dejó en coma por casi tres décadas.

El pequeño Webair salió con algunas heridas leves. Su madre alcanzó a protegerlo con su cuerpo antes de recibir el impacto en la cabeza que luego le provocaría la lesión cerebral que la dejó inconsciente. Lamentablemente pasaron varias horas antes de que fuera llevada al hospital.

Después de unos días bajo cuidado médico, fue trasladada a Londres, donde le aplicaron varios tratamientos especializados. Finalmente los doctores la declararon en un estado de conciencia mínima. Estaba en coma, pero era receptiva al dolor.

Después Abdulla pasó varios años en su tierra natal, alimentada por un tubo y con varios tipos de terapias físicas para que los músculos de su cuerpo no se atrofiaran. Mientras, su hijo crecía y seguía aferrado a la idea de que su madre regresaría de su viaje por “otro mundo”.

El príncipe heredero de los Emiratos, Mohammed bin Zayed, conoció de su caso en 2017 y se ofreció a costear un nuevo tratamiento especializado en Alemania para este tipo de paciente, basado en terapias físicas y medicamentos para mejorar sus patrones de sueño y los períodos de vigilia.

De acuerdo con el doctor Ahmad Ryll, especialista en neurología citado por el referido diario británico, el objetivo principal de esa nueva etapa con la paciente “era otorgarle a su frágil conciencia la oportunidad de desarrollarse y prosperar dentro de un cuerpo sano, como una planta delicada que necesita un buen suelo para crecer”.

Según Webair, los nuevos procedimientos terapéuticos hacían que su madre fuera más receptiva. Un año después, en julio de 2018, la escuchó hacer unos sonidos extraños, que lo dejaron conmocionado.

Llamó a los médicos y le dijeron que todo era normal. “Tres días después, me desperté con el sonido de alguien que me llamaba por mi nombre. ¡Era ella! Ella me llamaba, yo volaba de alegría. Durante años soñé con ese momento, y mi nombre fue la primera palabra que dijo”, recordó Webair.

Después de ese día, los progresos fueron mayores. Abdulla siguió estando más alerta y ya hoy puede mantener una conversación, recitar oraciones y decir cuándo siente dolor, abunda su hijo, quien la llevó de regreso junto a su familia en la ciudad de Abu Dabi, donde continúa recibiendo cuidados médicos.

Para Webair las razones para compartir su historia y la asombrosa recuperación de su madre, después de casi 30 años inconsciente, están en “decirle a la gente que no pierda la esperanza con sus seres queridos, que no los consideren muertos cuando están en ese estado”.

“Todos esos años los médicos me dijeron que era un caso perdido, y que no tenía sentido el tratamiento que estaba buscando para ella, pero cuando tenía dudas me ponía en su lugar y hacía todo lo posible para mejorar su condición”, afirmó.

Un hito para la ciencia

También para la ciencia el caso de Abdulla resulta un hito porque el potencial de recuperación de un paciente en coma resulta aún incierto. Se relaciona con varios factores, luego de que una persona cae en estado vegetativo, que no es más que un estado de inconciencia que se produce después de una lesión grave o por un derrame cerebral o por una intoxicación grave o una infección cerebral.

Hasta ahora los médicos relacionan la recuperación de un paciente según la denominada “escala Glasgow del coma”. En la misma se van dando puntos de acuerdo con tres aspectos: apertura del ojo, respuesta verbal a un comando y movimientos voluntarios.

Cuando un paciente tiene una puntuación de uno, significa que no abre ningún ojo, mientras que cuatro, el paciente puede abrir los ojos de forma espontánea. Según los médicos, los que logran un puntaje de tres a cuatro, en las primeras 24 horas de caer en un estado de coma, pueden morir o permanecer en un estado vegetativo.

No obstante, aún no hay claridad sobre la recuperación de algunos pacientes. Se ha comprobado  el éxito de algunos medicamentos como la amantidina,  que se usa para tratar la enfermedad del Parkinson, y  el zolpidem, que ayuda a dormir.

Abdulla no es el primer paciente en salir de un estado vegetativo. Antes que ella, otros también lograron regresar de entre los muertos, pero su caso es un gran avance en la búsqueda de tratamientos efectivos para aquellos que no logran “despertar su cuerpo” cuando la mente se va sola hacia “otro mundo”, y aún no se sabe cómo pueden regresar a salvo.