Cómo un intento de salvar una mariposa terminó en una invasión de avispas hiper-parasitoides

·2  min de lectura
Glanville Fritillary (Melitaea cinxia) on dandelion flower
Melitaea cinxia

Que los intentos por salvar una especie suelen dar sorpresas es bien sabido. Pero algunas sorpresas resultan más llamativas que otras. Por ejemplo, la que se encontraron los investigadores que introdujeron unas larvas de mariposa en unas islas de Finlandia: las larvas venían infectadas por avispas parasitoides. Y las avispas parasitoides, a su vez, estaban infectadas por otras avispas hiperparasitoides, como si de una muñeca rusa se tratase.

La idea era reintroducir una mariposa conocida como doncella punteada (Melitaea cinxia) en una isla que forma parte de hábitat natural, y estudiar cómo se desarrollaba para comprobar si la estrategia funcionaba. Y para comenzar, liberaron orugas de esta mariposa en la isla.

Pero las orugas estaban infectadas por una avispa parasitoide, Hyposoter horticola. La diferencia entre un parásito y un parasitoide es que los parásitos no suelen matar a su hospedador, salvo por error. En cambio, los parasitoides matan a su hospedador como parte de su ciclo vital.

En este caso en concreto, la avispa parasitoide crece como larva dentro de la oruga, y la va consumiendo desde dentro. Justo antes de que la oruga pupe y se transforme en mariposa, la avispa parasitoide mata a la oruga, y emerge como avispa adulta.

Bueno, o lo haría si las avispas parasitoides no estuviesen a su vez infectadas por otra especie, también de avispa. En este caso la especie se llama Mesochorus cf. stigmaticus, y es una especie hiper-parasitoide, que es como llamamos a un parasitoide - un parásito que mata a su hospedador - cuyo hospedador es una especie parasitoide.

La avispa hiper-parasitoide mata a la parasitoide antes de que emerja, y luego emplea unos diez días en terminar su desarrollo y emerger ella. Es decir, que la oruga muere antes de convertirse en mariposa porque la mata la avispa parasitoide, que justo en ese momento muere a causa de la avispa hiper-parasitoide, que a su vez aprovecha diez días ambos cadáveres para alimentarse y crecer.

Contado así, parece un fracaso para la conservación. Y en parte lo es, pero sorprendentemente, no del todo. Es cierto que ahora la isla está invadida por las avispas parasitoides e hiper-parasitoide, con el impacto que eso tiene para la supervivencia de la especie que se quería proteger.

Sin embargo, las poblaciones de mariposa se mantienen más o menos estables, y el efecto de las especies parásitas, tanto la parasitoide como la hiper-parasitoides, no está siendo tan dramático como se podía pensar.

Pero también es cierto que las dos especies de avispa han conseguido colonizar las islas cercanas a donde se introdujeron las orugas en un primer momento, la isla de Sottunga. Ahora, el archipiélago de Åland tiene como habitantes a estas dos especies.

Una sorpresa realmente curiosa

Me enteré leyendo aquí

VÍDEO | Una nueva especie de avispa del Amazonas inyecta sus huevos al picar

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.