¿Cómo decirle adiós a las manchas de café o té que han arruinado nuestras vajillas?

·4  min de lectura

En homenaje a Yahoo Respuestas, el que fuera uno de los productos estrellas de Yahoo, rescatamos algunas de las preguntas más populares y las explicamos a fondo

A cup stained with coffee
Los colorantes naturales del té y el café, así los taninos del vino, se incrustan en superficie porosa de cualquier recipiente, sin importar el material o su calidad. Estos pigmentos se impregnan en interior de poco a poco, hasta que se hacen evidentes con el paso de los años. Pero no tienes por qué dejarlos así: hay técnicas que te ayudarán a que se vean como nuevos. (FOTO: GETTY)

Degustar una taza de café o de té es un ritual que millones de personas alrededor del mundo realizan cada día, a distintas horas del día, tanto en la casa como en la oficina. En el caso del café no solo su sabor y su aroma le han hecho popular, sino también el hecho de tener propiedades estimulantes, por su alto contenido en cafeína, y psicoactivas. De este modo, el café se ha convertido en una de las bebidas favoritas para acompañar los desayunos y empezar el día con energía. Por ello no es de extrañar que muchos tengan una taza o recipiente favorito en el que disfrutarlo.

Con el paso del tiempo esas tazas ya no se ven tan pulcras como al principio y por más que se laven con agua y detergente su aspecto se mantiene igual: con manchas que parecen suciedad, imposibles de remover en una lavada.

No importa como se elabore esta bebida, si en una cafetera italiana, una máquina o disolviéndolo en leche o agua si es instantáneo. Sea como sea que cómo lo hagas, siempre acabarán apareciendo las manchas de esta bebida en el pocillo. ¿La razón? Los colorantes naturales del té y el café, así los taninos del vino, se incrustan en superficie porosa de cualquier recipiente, sin importar el material o su calidad. Estos pigmentos se impregnan en interior poco a poco, hasta que se hacen evidentes con el paso de los años. 

El café, por ejemplo, es ácido, con lo cual puede desgastar la capa protectora de estos utensilios, de la misma manera que lo hace con nuestros dientes.

Sin embargo, los rastros de este vicio mañanero o vespertino se pueden eliminar y no tienes por qué pensar en reemplazar a esa taza. 

Te presentamos las formas más rápidas, sencillas, ecológicas y económicas para preservar tu vajilla.

Mientras más rápido mejor

La manera más obvia y eficaz para evitar las manchas es beber el café o té relativamente rápido, sin dejar que se enfríe, y una vez que hayas terminado, lavar la taza o enjuagarla brevemente antes de meterla al lavavajillas. Por supuesto, esto no siempre es posible, ya que parte del encanto de estas bebidas es que se disfruta mientras se mantiene caliente y se consume a un ritmo lento.

Agregar leche a las infusiones también reduce significativamente la probabilidad de que dejen rastros en los recipientes.

En algunos países hay disponibles distintos productos que aseguran ser capaces de eliminar las manchas del café y del té. En España y México están los de la marca Finish. Sin embargo, no siempre los jabones industriales son suficientes.

En sitios web y blogs especializados en asuntos del hogar recomiendan también utilizar: limón, bicarbonato de sodio y vinagre blanco.

Trucos caseros

  • Lo primero que hay que hacer es lavar el recipiente, y luego verter en su interior una cucharada de vinagre junto al jugo de medio limón. Después, con una esponja, se frota el área donde están las manchas oscuras.

  • También se recomienda utilizar una cucharadita de bicarbonato, a la cual se le agrega un poco un chorrito de agua para crear una mezcla que después se colocará sobre la taza manchada. Con una esponja se esparce la pasta sobre la superficie afectada y se deja reposar por unos minutos. 

  • En aquellos casos donde las manchas sean muy oscuras y estén extendidas posiblemente se necesite media hora. Luego hay que enjuagar con abundante agua y continuar tallando la superficie.

  • En aquellos casos en los que la taza esté elaborada con una porcelana muy fina hay que tener cuidado al usar la esponja, para evitar destruir el esmalte o rayarla. Por la misma razón anterior es importante utilizar agua fría o tibia para limpiar las tazas, porque la caliente puede debilitar el material.

En otros sitios web especializados en limpieza como ElleDecor también recomiendan utilizar sal en lugar de bicarbonato de sodio. Pero en el supuesto de que lo anterior no arroje el resultado esperado se recomienda exprimir un limón y añadirle un chorro de agua o también algo de cloro y dejar reposar por otros 20 minutos esa fórmula en el pocillo a lavar y luego frotar las zonas percudidas.

Para evitar que las tazas se vuelvan a manchar con el café o el té, se recomienda evitar dejarlas sucias por mucho tiempo o al menos tirar los restos de café y agregar un chorrito de agua mientras esperan ser lavadas.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Cómo sacarle el jugo a la fruta

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.