Después de perder al amor de su vida, Carina Ricco, por fin, ha retomado su carrera

·5  min de lectura

Uno de los rostros que causó sorpresa al aparecer en una actuación especial en 'Contigo Sí', el melodrama producido por Ignacio Sada para Televisa, en el que Brandon Peniche y Danilo Carrera se disputan el amor de la heroína interpretada por Alejandra Robles-Gil, fue nada menos que el de la cantante y actriz Carina Ricco, quien se había mantenido más o menos alejada de los foros, viviendo en Los Ángeles con sus hijos Fiona y Luca, quienes, según dijo ella, son los más entusiastas impulsores de que ella retomara su carrera artística en cine y televisión.

GUADALAJARA, MEXICO - MARCH 05:  Carina Ricco attends the
Carina Ricco. (Victor Chavez/WireImage)

Nacida en Veracruz en 1972, criada en Argentina y residente hace más de veinte años en Los Ángeles, donde ha criado a sus hijos casi completamente sola, Carina es una exmodelo y cantautora con algunos créditos como actriz, que también es conocida como la viuda del trágicamente desaparecido Eduardo Palomo, quien falleció de un infarto en un restaurante de Sunset Boulevard el 6 de noviembre de 2003.

¿Cuáles fueron los motivos que la llevaron a aceptar el personaje de Beatriz Guardiola, la esposa de Ernesto Laguardia y madre de la villana que interpreta Bárbara Islas? La Ricco se explayó ante las cámaras del programa 'Hoy', señalando que la razón por la que se decidió a tomar este rol, que es una actuación especial y no aparece en toda novela, que fue gracias a sus hijos: “Ellos son los que más me han empujado: “Ma, te toca, te has dedicado a nosotros todos estos años. Regresa al escenario, regresa a la televisión, regresa al cine".

Si bien Carina tuvo notables apariciones en el medio artístico en los años 90, en realidad ella misma se sentía un poco "fuera de lugar" en el ámbito prevalente en esa época: una cantautora más apegada a los estilos de Joni Mitchell, Suzanne Vega o Joan Osborn, en el mercado hispano, aunque tuvo cierta difusión no contó con el favor del público que prefería el pop electrónico y estilizado de Paulina Rubio o Thalía.

Esto en realidad no le importó, ya que a los 21 años inició una relación sentimental muy estrecha con Palomo (que era diez años mayor que ella) y enfocó sus energías en formar una familia con él, sin imaginar que su unión solo duraría ocho años. 

Nos conocíamos, pero no andábamos; un día fuimos juntos a una reunión y nos quedamos hablando hasta las cinco de la mañana y llegamos a la conclusión de que lo más importante en la vida era el amor y el arte. Me dejó en mi casa, me dio un beso y no nos volvimos a separar hasta el día que se fue. Así fue la relación con 'El flaco'”

Sobre su vida personal, Carina había comentado durante una entrevista para el programa 'De primera mano' de Gustavo Alfonso Infante, que al paso del tiempo sí ha considerado la idea de abrirse de nuevo al amor tras el mediático pero muy efímero romance que tuvo con Leonardo De Lozanne a fines de 2011.

“Sí, de hecho los primeros que me empujan a eso son mis hijos: ‘Ma, ya, tienes que tener pareja, tienes que enamorarte’. Es importante, de cualquier manera en la vida, volver a ponernos de pie. Creo que el amor es vital en todos los sentidos. Lo que un hijo quiere es ver a su mamá, a su papá, feliz, pleno. Entonces sí, por supuesto, siempre estoy abierta al amor”.

Ricco también habló de su boda, celebrada en 1995 y que se organizó de manera improvisada, en 15 días, los que ambos tenían libres de sus respectivos trabajos. “[Eduardo y yo] fuimos amigos, cómplices, nos divertimos, nos acompañamos en nuestros procesos. Cuando decidimos casarnos estábamos a full, sobre todo él después de 'Corazón Salvaje' que tenía mucho trabajo. Se compró su traje de novio en Italia, yo en Los Ángeles. Nuestra recepción no tuvo nada que ver con lo típico de una boda. Procuramos que fuera lo más íntimo posible”.

Sobre la muerte de su pareja Carina reconoció en una entrevista con la revista 'Quién' que esta fue una experiencia muy fuerte y dolorosa, sobre todo por el hecho de que ella estaba presente cuando él cayó fulminado, y sus hijos, Fiona y Luca, se quedaron sin un padre de repente.

“Fue muy fuerte por lo inesperado, por lo joven, por lo sano, por los niños, por él, porque si algo quería el Flaco era no perderse ver crecer a sus hijos. No se imaginaba no estar como papá. Él lo platicaba, su papá se fue cuando era chico y no terminó de crecer con él y me decía: ‘No me puedo imaginar estar lejos de mis hijos. Eran lo más importante para él”.

Sobrevivir el dolor es muy difícil, pero a casi dos décadas, Ricco es filosófica al respecto “Hubo una etapa muy fuerte, muy difícil, de mucha tristeza. Fiona tiene por ahí dos o tres años que ella dice que no recuerda, se le borraron. Luca, de ser súper dulce, de pronto se enojó con la vida, estaba enojado. Me costó algunos años de contenerlos mucho, de amarlos, de rodearlos de familia, de gente que los amaba, de momentos que fueron hermosos para ellos para ayudar a sanar o darles por lo menos un respiro. Hacerlos sentir que estaban rodeados de amor."

De acuerdo con sus ideas, es posible aprender a vivir con la ausencia: "No es carrera de obstáculos, no es de superar, llega un tiempo que las caídas son esporádicas. Pero el amor, en este caso por mis hijos, ayuda mucho. Si no hubiera tenido a Fiona y Luca no sé si hubiera aguantado. Lo más difícil fue volver a creer en el amor y que todo es posible. Mi angustia más grande era cómo voy a criar a los niños con amor si yo ya no creo en eso, pero acabé descubriendo que sí: existe, aún en los momentos más desesperados".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Gwyneth Paltrow casi muere dando a luz a su hija Apple.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.