Commanders están de fiesta con los nuevos dueños y esperan que sea el comienzo de una nueva era

El dueño de los Commanders de Washington Magic Johnson posa con los niños del Boys & Girls Club en Washington como parte de los festejos del inicio de temporada con los nuevos dueños del equipo el jueves 7 de septiembre del 2023. (AP Foto/Alex Brandon)

WASHINGTON (AP) — Magic Johnson le entregó 5.000 dólares en efectivo a Kanga Gwanyama y le dijo al adolescente de 13 años que sólo podría quedarse con el dinero cinco minutos y que casi todo iría a una cuenta de ahorro.

Johnson fue recibido con ovaciones y unas cuantas lágrimas cuando Gwanyama y cientos de niños y sus padres del Boys & Girls Club de Washington el jueves. Lo hizo como uno de los nuevos dueños de los Commanders de Washington de la NFL.

Esta fue una parada en una serie de visitas relámpago de los nuevos dueños en el área antes del primer encuentro el domingo y que es espera sea un lleno total. Las festividades de esta semana del tan esperado cambio de dueños de Dan Snyder para presentar a Josh Harris, Mitch Rales y Johnson fue una oportunidad para presentarse frente a la comunidad.

“Quería estar en la comunidad —hoy empieza eso”, dijo Johnson en el Boys & Girls Club. “Quería impactar y hacer una diferencia”.

Al final de cuentas saben que el impacto se determinara en la cancha debido a que han pasado más de tres décadas desde el último Super Bowl y los años de gloria de la franquicia.

Harris salió de la primera práctica en el campamento de entrenamiento exclamando “¡Estamos invictos!”.

Pero el equipo sigue en la luna de miel y los aficionados sostendrán un desfile el viernes y la fiesta culmina el domingo cuando los Commanders reciban a los Cardinals de Arizona.

Más adelante vendrá un nuevo nombre para la franquicia —pero no regresarán al anterior— y tendrán un nuevo y reluciente estadio. Por el momento la atención de los nuevos dueños estará en renovar la casa del equipo y la mala experiencia a los aficionados.

Simplemente mantender las distracciones al mínimo sería una mejor del anterior régimen, cuando todos los encabezados eran los escándalos extra-cancha.

Eventualmente Harris y los demás esperan tener un equipo que pueda seguir sin su presencia día a día.