El comité de investigación sobre el ataque al Capitolio quiere que Trump rinda cuentas

·4  min de lectura

Donald Trump "faltó a su deber" durante el asalto al Capitolio y debe ser considerado legalmente responsable, afirmaron este jueves los congresistas que llevan un año investigando el ataque del 6 de enero de 2021.

El expresidente republicano ha abierto la puerta para la "anarquía y la corrupción", dijo Bennie Thompson quien preside el comité de la Cámara de Representantes encargado de la investigación.

Trump "intentó destruir nuestras instituciones democráticas", declaró durante una audiencia en horario estelar.

Según él, todos los responsables del ataque, incluso en la Casa Blanca, tendrán que "responder de sus actos ante la ley". "Tendrá graves consecuencias, de lo contrario temo que nuestra democracia no se recupere".

Los miembros de la comisión completaron el jueves una serie de audiencias de alto perfil dedicando dos horas y media al día 6 de enero de 2021, detallando la jornada como la vivió "minuto a minuto" Donald Trump.

Le reprocharon haber seguido durante tres horas la violencia de sus seguidores sin reaccionar, "violando su deber de comandante en jefe".

Fue él quien los convocó a Washington el día en que los parlamentarios debían certificar la victoria de su rival demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales.

En torno al mediodía, en un enardecido discurso en el corazón de la capital, les pidió que "lucharan como demonios" contra un supuesto "fraude electoral masivo". Luego regresó a la Casa Blanca, mientras la multitud lanzaba un asalto al templo de la democracia estadounidense.

- "Egoísta" -

Atrincherado en el comedor privado de la Casa Blanca, Donald Trump siguió el ataque por televisión "mientras sus asesores cercanos y familiares le rogaban que interviniera", describió la congresista demócrata Elaine Luria.

En un fragmento del video de su declaración, el exasesor legal de la Casa Blanca Pat Cipollone confirmó que dijo alrededor de las 14H00 "muy claramente que necesitábamos una declaración pública inmediata y clara para pedirle a la gente que se fuera del Capitolio".

Pero "el presidente Trump se negó a actuar debido a su deseo egoísta de mantenerse en el poder", estimó Elaine Luria.

Peor aún, según ella, a las 14H24 envió un tuit para criticar a su vicepresidente Mike Pence por no querer bloquear la certificación de los resultados electorales, alimentando las quejas de los alborotadores.

En las siguientes dos horas envió otros dos tuits, contentándose con llamar a la multitud a "ser pacífica".

La entonces portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Matthews, contó que Trump finalmente accedió a enviar el mensaje solo después de que interviniera su hija Ivanka.

Y cuando finalmente grabó un video para llamar a sus seguidores a abandonar el Capitolio, no respetó el texto escrito por sus asesores. "Conozco vuestro dolor", optó por decir, presentándose nuevamente como víctima de unos comicios "robados".

Nunca, durante esos 187 minutos, descolgó el teléfono para "dar órdenes u ofrecer ayuda" a la policía o al ejército, señaló Elaine Luria, mostrando los registros telefónicos de la presidencia.

- "Acto final" -

Al día siguiente, cuando muchos empleados de la Casa Blanca dimitieron, Donald Trump accedió a grabar un video para condenar la violencia.

Pero algunos fragmentos dejaron a la vista sus reticencias. "No quiero decir que las elecciones terminaron", dice, molesto.

"Esta no es la historia de una inacción en tiempos de crisis, sino el acto final del plan tramado por Donald Trump (...) para mantenerse en el poder", concluyó al final de la sesión la congresista Liz Cheney, que junto a Adam Kinzinger, son los únicos republicanos en el comité.

Ella estima que Trump "instrumentalizó el patriotismo y el sentido de la justicia" de sus seguidores para empujarlos a actuar. Su actuación fue "premeditada", "consciente", "indefendible", insistió la congresista, repudiada por su partido.

- "Por encima de la ley" -

Esta sesión pública es la octava en seis semanas y la segunda transmitida en horario de máxima audiencia en todo el país. Las anteriores se han centrado, entre otras cosas, en el papel de la ultraderecha en el asalto o en la presión ejercida sobre los agentes electorales por parte de Donald Trump.

Las nuevas audiciones se llevarán a cabo en septiembre, informó Bennie Thompson. Se espera un informe final en el otoño boreal.

Independientemente de sus recomendaciones, la decisión de procesar a Donald Trump recaerá en el secretario de Justicia, Merrick Garland, quien no lo descarta.

"Nadie está por encima de la ley", insistió el miércoles.

Trump, de 76 años, quien repetidamente ha dado pistas de que volverá a presentarse a los comicios de 2024, denuncia el trabajo del comité y si se le procesa es posible que se presente como víctima de un complot político.

cl-chp/erl/cjc

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.