Comisionados de Miami-Dade tratan de aumentar sus salarios sin decir nada. Eso fue un error | Editorial

·5  min de lectura
Miami Herald

No da una buena imagen que los funcionarios electos pidan un aumento cuando tantos residentes de Miami-Dade no pueden ponerse al día con el costo de vida que se dispara en el sur de la Florida.

Si usted es un comisionado del condado tiene dos opciones: a) ventila el asunto y presenta un argumento válido a sus electores; o b) introduce a escondidas en el presupuesto un aumento para usted del 130% en salario y beneficios.

Y estamos en el Condado Miami-Dade. Así que adivinen qué camino tomó nuestra comisión.

Pero, por desgracia para ellos, el reportero del Herald Doug Hanks se dio cuenta de que algo extraño estaba ocurriendo y reportó que, enterrada en el proyecto de presupuesto del condado, hay una medida para aumentar la compensación y los beneficios de jubilación para los 13 comisionados del condado de alrededor de $60,000 al año a $138,000.

Las nuevos salarios no figuraban en la propuesta de presupuesto para 2023 de la alcaldesa Daniella Levine Cava. Ni en las revisiones presupuestarias publicadas por la comisión. No hubo ningún debate al respecto durante la audiencia del 8 de septiembre.

La propuesta de aumento salarial entraría en vigor por una ordenanza de 455 páginas que implementa el presupuesto del condado, aprobado en una votación de 9-3 el 8 de septiembre. Los comisionados José “Pepe” Díaz, Joe Martínez y Raquel Regalado votaron en contra. El comisionado René García no asistió a la reunión.

Pero no hay ninguna mención en esa ordenanza del plan de aumento salarial en sí. Fue solo el pasado viernes por la noche al día siguiente de la audiencia del presupuesto— que la Oficina de Gestión y Presupuesto lo dio a conocer, informó el Herald.

Estamos hablando de $1 millón adicional al año en dólares de los contribuyentes. ¿Y no hay audiencias públicas ni aviso previo al respecto? También nos huele a algo raro.

El presupuesto no está terminado, así que la comisión y la alcaldesa tienen la oportunidad de rectificar. Esperamos que al menos concedan a los contribuyentes un debate separado sobre este tema en su próxima reunión presupuestaria, y que Levine Cava dé a conocer su opinión sobre esta propuesta. Su oficina ha dicho que los aumentos de sueldo no fueron idea suya, sino que fueron propuestos por la Comisión del Condado, aunque no está claro por cuáles comisionados exactamente.

Una portavoz dijo a la Junta Editorial que “el plan salarial se dio a conocer este año de la misma manera que siempre se ha hecho: se distribuyó antes de la primera audiencia pública, como se requiere, y se colocó en el sitio web del condado después de la audiencia”.

Pero la administración de la alcaldesa elaboró el presupuesto. Aún así, su oficina no especificó cuál es la posición de ella sobre el tema.

“La Junta de Comisionados del Condado propone el presupuesto de su oficina cada año y es la Junta la que vota y aprueba el presupuesto. Espero escuchar más discusiones sobre este tema y el resto del presupuesto en la audiencia final de la próxima semana (15 de septiembre)”, escribió la oficina de Levine Cava en un correo electrónico.

Esconderse detrás de un complicado proceso presupuestario que poca gente entiende hace un flaco favor a todo el mundo. Los comisionados ya parecen demasiado interesados en su propia seguridad laboral después de que el Herald informara de una propuesta para permitirles convertirse en “embajadores” una vez que dejen el cargo. Como consultores del condado, recibirían $25,000 al año para presentarse en cosas como ceremonias inaugurales y para recibir a dignatarios. Esto parece evadir lo que quieren los electores, el 77% de los cuales dijo en 2012 que los comisionados debían tener un mandato limitado.

Los electores también han dicho seis veces en los últimos 20 años— que no quieren pagar más a los comisionados. Eso quizás explique porqué nadie quiere reclamar públicamente la propuesta de compensación.

Esta alusión da la impresión de que nuestros funcionarios electos están tratando de engañar a los contribuyentes. Es una pena, porque pueden alegar que ganan mucho menos que sus homólogos de otros organismos del gobierno local. No pagarles lo suficiente garantiza que solo los ricos y los bien conectados tengan la estabilidad financiera para postularse al cargo.

El Grupo de Trabajo de Revisión de la Carta del Condado de 2017 recomendó establecer los salarios de la comisión en alrededor de $100,000 para igualar una fórmula estatal usada para los empleados del gobierno. Eso es aproximadamente lo que ganan los comisionados de la ciudad de Miami por año para operar un municipio de 440,000 habitantes, informó el Herald.

El Condado Miami-Dade tiene 2.6 millones de habitantes. Algunos de los beneficios en efectivo para los comisionados del condado siguen fijos en los niveles de 1998, de acuerdo con una revisión de 2021 hecha por la Oficina de Política y Análisis Presupuestario de la junta. Su salario, sin beneficios de jubilación, es actualmente de $50,000.

La Comisión del Condado Miami-Dade debería presentar estas cifras al público en un proceso transparente que no deje a los contribuyentes sintiéndose engañados. Deberían sentarse y escuchar a los residentes que quieran expresar sus opiniones. Después de todo, esa es la razón por la que pagamos a estos funcionarios electos, y no deberíamos pagarles ni un centavo más hasta que expongan públicamente sus argumentos.