Comisionado de Miami renuncia antes de lo previsto: el escaño del Distrito 2 quedará vacante en Año Nuevo

MATIAS J. OCNER/mocner@miamiherald.com

El comisionado de Miami, Ken Russell, renunció a su escaño del Distrito 2 el jueves por la tarde, dejando el Ayuntamiento unos días antes de lo que había planeado originalmente bajo una ley estatal que requiere que los funcionarios electos renuncien cuando se postulan a otro cargo.

Russell, de 49 años, se postuló infructuosamente al Congreso a principios de año, lo que lo obligó a dejar el cargo antes de completar su segundo mandato de cuatro años en la Comisión de la Ciudad después de ser reelegido en 2019. Su mandato finalizaba en noviembre de 2023. Hizo efectiva su renuncia el 3 de enero, día en que juran sus cargos los nuevos miembros del Congreso. El jueves presentó una nueva carta haciendo efectiva su renuncia a las 5 p.m.

“Mi experiencia como comisionado de la Ciudad de Miami ha sido rica y gratificante”, escribió Russell. “Ha sido el más grande honor servir y liderar a los ciudadanos de esta gran ciudad, y estaré siempre agradecido a mis electores, colegas y simpatizantes por permitirme el privilegio de hacerlo”.

La renuncia deja una vacante en la Comisión para el puesto que representa al Distrito 2, que incluye la mayor parte de los vecindarios costeros de Miami, desde Coconut Grove hacia el norte, pasando por Brickell, el downtown, Edgewater y Morningside. Según los estatutos municipales de Miami, los cuatro comisionados restantes tienen 10 días para decidir si quieren nombrar a alguien para completar el mandato de Russell o convocar a una elección especial.

Se espera que los comisionados se reúnan antes del 8 de enero para tomar una decisión. Si no pueden tomar una decisión debe celebrarse una extraordinaria.

Podría ser probable una elección especial. El comisionado Joe Carollo declaró recientemente a la cadena de noticias WLRN, colaboradora del Miami Herald, que unas elecciones extraordinarias serían demasiado costosas para alguien que ocuparía el cargo durante poco más de 10 meses. Los funcionarios municipales calculan que unas elecciones especiales, que podrían celebrarse a finales de febrero o principios de marzo, costarían unos $330,000.

Pero otros dos comisionados piensan de forma diferente.

“Estoy indeciso, pero me inclino por dejar que la gente decida”, le dijo el comisionado Manolo Reyes el jueves al Miami Herald.

La presidenta de la Comisión, Christine King, dijo que no ha cambiado de idea desde 2020, cuando el escaño del Distrito 5 quedó vacante por Keon Hardemon después que ganó la elección a la Comisión de Miami-Dade. La Comisión pidió solicitantes y les preguntó si se postularían en 2021 para el mismo escaño, porque una mayoría de comisionados quería a alguien que se comprometiera a mantenerse fuera de la contienda. King se negó a asumir ese compromiso y abogó por unas elecciones extraordinarias.

“Mi postura es que no creo que sea mi lugar determinar quién es el mejor para servir a los habitantes del Distrito 2”, dijo King. “Se les debe permitir determinar quién es su representante. Esa ha sido mi postura de siempre”.

En aquel caso, la Comisión nombró a Jeffrey Watson para cubrir el resto del mandato de Hardemon después de que este se comprometiera a no postularse. Un año después, rompió su promesa e hizo una campaña infructuosa contra King.

Reyes coincidió con los comentarios de King sobre unas elecciones especiales, diciendo que “la democracia no tiene precio”.

Salida difícil

La salida de Russell está marcada por un polémico final de la reunión de la Comisión del 17 de noviembre. Había una reunión más programada para diciembre, que habría sido la última vez de Russell en el estrado y una oportunidad para él para abogar por múltiples temas de zonificación relacionados con proyectos de vivienda asequible en Coconut Grove. En diciembre, la Comisión pudo haber aprobado los cambios de zonificación y la financiación.

El comisionado Alex Díaz de la Portilla propuso cancelar la reunión de diciembre y Carollo lo apoyó. Enojado y pronosticando que sería superado en la votación, Russell declaró que renunciaría esa noche y salió furioso de la reunión.

Finalmente, los comisionados votaron 3 a 1 para cancelar la última reunión del año, con Reyes como único voto en contra. Russell intentó convocar una reunión extraordinaria antes de Acción de Gracias para anular la votación y tratar solo sus iniciativas, pero solo Reyes accedió a reunirse.

“El aplazamiento fue un movimiento político mezquino e innecesario que perjudicó a la zona de Little Bahamas de Coconut Grove”, declaró recientemente Russell al Herald. “Demasiadas cuestiones importantes para la comunidad se aplazaron a una fecha posterior en la que yo no estaría para apoyarlas. Veremos si la Comisión cumple su palabra de tratar estos temas en enero y hacer lo correcto para la comunidad”.

El jueves, Russell dijo que fue capaz de dirigir $47,800 en subvenciones a una serie de organizaciones del Grove para ayudarlas en proyectos locales. Alrededor de $638,000 en fondos locales y federales para grupos en Little Bahamas permanece en la agenda para la primera reunión ordinaria de la comisión de 2023, el 12 de enero.

¿Qué le espera a Ken Russell?

Russell, dueño de una empresa mayorista de equipos para deportes acuáticos, fue recientemente contratado por la consultora londinense Longevity Partners, que asesora a gobiernos e intereses inmobiliarios privados en cuestiones de sostenibilidad medioambiental.

Su renuncia anticipada le permite volver a cabildear ante los funcionarios municipales antes que si hubiera dejado el cargo en enero. El día de Año Nuevo entra en vigor una nueva ley estatal que prohíbe a los ex funcionarios electos cabildear en sus antiguos gobiernos durante seis años. Como renunció antes de fin de año, Russell podría volver al Ayuntamiento para cabildear dentro de dos años.

La nueva ley también impide a los titulares de cargos electos ser cabilderos en otros organismos públicos. La renuncia anticipada de Russell también evita cualquier posible problema con esta ley, aunque los gobiernos están en gran medida inactivos durante la temporada de fin de año.

Russell declaró que las leyes de cabildeo no influyeron en su decisión de abandonar el cargo antes de tiempo.