Comisión libera monitoreos militares

·4  min de lectura

Silber Meza e Íñigo Arredondo

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 2 (EL UNIVERSAL).- La Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa (Covaj) hizo pública parte de la información relevante que recibió de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), y que consta de dos hojas con presuntas intervenciones de comunicaciones realizadas por el Ejército mexicano, los días 26 de septiembre y 4 de octubre de 2014.

Los participantes son un comandante de la policía de Iguala, Guerrero, que es gente de confianza del director de Seguridad Pública de Iguala y el jefe regional del grupo criminal Guerreros Unidos, quienes narran el secuestro y los movimientos de los jóvenes estudiantes de la Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" de Ayotzinapa, Guerrero.

El documento se da a conocer después de que EL UNIVERSAL publicó el 28 de septiembre pasado, que la Fiscalía General de la República mantiene ocultas las nuevas declaraciones de militares, cuando en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto sí eran públicas y legibles. El reportaje provocó que el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmara que en su gobierno no habrá opacidad y encomendara al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración en la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, liberar toda la información posible.

Los datos liberados confirman que el Ejército mexicano tenía información no revelada desde 2014 y que mantenía en sigilo.

En el primer del documento del 26 de septiembre, se leen mensajes entre Francisco Salgado Valladeres, ubicado como comandante de la Policía Municipal de Iguala, y gente de confianza de Felipe Flores Vázquez, director de Seguridad Pública de Iguala, con Gilberto "N", alias "El Gil", jefe regional del grupo delictivo Guerreros Unidos. Además de una persona de nombre Ignacio.

En el documento se lee que Ignacio informa a "El Gil" que se trata de "ayotzinapos", y que ya tienen a varios detenidos. "El Gil" le pide que le "pase algunos" y que los recogerá por el camino a Pueblo Viejo.

"Ok, son 21 personas en el autobús que va a salir", responde Ignacio, y agrega: "Ya los suelto, pónganse pilas los de las camas".

Ignacio también señala que tiene otros 17 en "la cueva", y "El Gil" le responde: "sí, entrégame todos los detenidos".

En el documento con fecha del 4 de octubre, se transcribe una conversación de mensajes de texto sostenida entre Alejandro Palacios, alias "Cholo" Palacios, y Ramón, a quien ubican como un posible policía del municipio de Tepecoacuilco, Guerrero.

"El Cholo" dice que acaban de encontrar una fosa clandestina en Pueblo Viejo, y Ramón responde: "Algún 28 abrió la boca". "El Cholo" menciona entonces que a "El Gil" ya le encontraron todas sus fosas, y Ramón asiente: "Sí, eso estoy viendo".

Ramón agrega: "Y ayer te comenté que le pedían línea a 'Gil'. Querían que les soltaran, aunque sea a 10 como estuvieran para que se calmara un poco". Más adelante, dice: "'Cholo', ¿dónde lo tienes?", y Ramón responde: "En una cueva. Pero si hay una cueva por aquí. Pues están reventando todas las cazuelas".

Alejandro Encinas publicó el martes 28 en EL UNIVERSAL su columna A 7 años sobre el caso Ayotzinapa e informó que la Sedena ha dado a la Comisión 17 mil 45 documentos procesados relativos a este caso.

La publicación

La nota principal de este diario, el 28 de septiembre pasado fue sobre cómo la Fiscalía General de la República (FGR), que encabeza Alejandro Gertz Manero, oculta las declaraciones de los militares del caso Ayotzinapa, a pesar de que años atrás, el Ministerio Público ya había entregado versiones públicas legibles de las primeras declaraciones hechas por los soldados.

Obligada por la Ley de Transparencia, tras un recurso de revisión, la Fiscalía General de la República entregó 239 hojas con amplias zonas testadas de las versiones del personal militar, que pudo conocer información o participar en la desaparición de los 43 jóvenes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero.

Las declaraciones son ilegibles. Hay hojas que tienen sólo dos palabras sin tachar, y otras donde únicamente se pueden leer palabras como "después", "no recuerdo", "no recuerdo bien" o "26 de septiembre".

Cuestionado al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió que la información se abriera. "No tenemos nada que ocultar", declaró.

Para el CentroPro DH, quienes han acompañado a familiares de los jóvenes en estos siete años, la liberación de esta información es riesgosa porque puede comprometer el éxito de la investigación, explicaron en un comunicado oficial. Así como que "ante la posibilidad de que se trate de intervenciones de comunicación llevadas a cabo por el Ejército, se debe aclarar cabalmente el origen de las mismas", señaló la organización en redes sociales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.