Diputado dice que alertó a Bolsonaro de una negociación "sospechosa" con la India

·2  min de lectura

Brasilia, 23 jun (EFE).- El diputado Luis Miranda reveló este miércoles que, en marzo pasado, alertó al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de "irregularidades" en una negociación que el Gobierno entabló para la compra de las vacunas anticovid indias Covaxin.

Miranda, del oficialista partido Demócratas (DEM), dijo al portal O Antagonista que, en marzo pasado, entregó una serie de documentos al propio Bolsonaro en los que se identificaban "cosas equivocadas y de corrupción" en la negociación para esas vacunas, elaboradas por el laboratorio Bharat Biotech.

Incluso reveló que supo del caso por su hermano, Ricardo Miranda, quien era jefe del departamento de importaciones del Ministerio de Salud, quien le reveló que sufría "presiones" hasta de "coroneles" para concretar ese negocio.

Según Miranda, Bolsonaro, quien hasta el momento no ha comentado el asunto, le dijo entonces que ordenaría a la Policía Federal abrir una investigación, aunque aclaró que no sabe si realmente lo hizo.

La negociación es investigada por una comisión del Senado que intenta establecer si el Gobierno tiene alguna responsabilidad en el agravamiento de la pandemia de covid-19, que ya ha causado más de 500.000 muertes en Brasil.

El acuerdo para la compra de 20 millones de dosis del antígeno de Bharat Biotech fue firmado el pasado 25 de febrero por un valor de 1.600 millones de reales (320 millones de dólares), el más alto pactado hasta ahora por el Gobierno brasileño.

El senador Randolfe Rodrigues, vicepresidente de la comisión, presentó este miércoles una serie de documentos ya ventilados por la prensa local, que revelan las posibles "irregularidades" denunciadas por Miranda, que ya han despertado sospechas en la Fiscalía General.

Las vacunas fueron adquiridas sin que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), órgano regulador, hubiera constatado su eficacia. Incluso negó en principio su importación, aunque luego la autorizó en junio pasado, pero limitada a cuatro millones de dosis, de las cuales el país aún no ha recibido ninguna.

Según los documentos, Covaxin es la única vacuna que el Gobierno negoció mediante un "intermediario", que identifican como la firma brasileña Precisa, uno de cuyos socios, Francisco Maximiano, es propietario de otra empresa investigada por sospechas de corrupción en contratos con organismos públicos.

El senador enfatizó que, además, el propio Bolsonaro participó en la negociación e intercedió ante el primer ministro indio, Narendra Modi, para acelerar las tratativas.

En opinión del instructor de la comisión parlamentaria, Renan Calheiros, son "informaciones gravísimas" que pudieran llevar la investigación "más allá de las posibles omisiones del Gobierno" en el combate a la pandemia.

"Se trata de una operación al menos sospechosa, que lleva incluso a claras sospechas de corrupción", afirmó Calheiros.

Frente a esos indicios, la comisión acordó citar a declarar a los funcionarios del Gobierno que participaron en la negociación, así como reiteró que escuchará al empresario Maximiano, que era esperado este misma semana pero prestará testimonio en los próximos días.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.