La comisaria europea de Sanidad: "No podemos permitirnos no invertir en resiliencia"

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bruselas, 11 nov (EFE).- La comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, advirtió este miércoles de que la Unión Europea "no puede permitirse no invertir en su preparación y resiliencia" ante futuras amenazas sanitarias que afecten a todo el continente, sea una nueva ola de coronavirus o una enfermedad distinta.

En una entrevista por videoconferencia con varias agencias europeas, entre ellas Efe, Kyriakides apuntó a que la fragmentación entre los diferentes países a la hora de abordar amenazas transfronterizas en sanidad "hace que los Estados miembros sean más vulnerables".

Por eso es por lo que la Comisión quiere retocar la legislación existente para responder a este tipo de crisis, así como reforzar la preparación y también las capacidades de las que disponen el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

NUEVAS CAPACIDADES PARA LAS AGENCIAS EUROPEAS

De aprobarse las propuestas presentadas hoy, explicó la comisaria, se podrán adoptar formalmente medidas de respuesta sobre la base de recomendaciones del ECDC --algo que hasta ahora no era posible--, que adquiriría rango de una auténtica agencia europea de salud pública.

La EMA, por su parte, tendría un papel "más claro" a la hora de coordinar ensayos clínicos y la investigación sobre vacunas, y la capacidad de vigilar de cerca la potencial escasez de medicamentos y equipamiento médico, dijo Kyriakides.

Además, anunció la comisaria, a finales del próximo año se propondrá la creación de una autoridad europea de respuesta sanitaria de emergencia, una iniciativa que consideró "revolucionaria" para impulsar la capacidad de la UE de anticipar amenazas en el área de la salud y que podría ponerse en marcha en el año 2023.

También se establecerían pruebas de estrés a los planes nacionales y europeos de respuesta a las crisis y se abriría la posibilidad de declarar una situación de emergencia en la UE de forma independiente a la Organización Mundial de la Salud.

"Necesitamos tener, como UE, la flexibilidad al abordar crisis sanitarias. Si llegamos a esto, a una declaración de emergencia europea, entonces inmediatamente podemos poner en marcha el almacenamiento (de material), licitaciones de compra... permitirá una respuesta europea mucho más temprana", señaló Kyriakides.

También se prevé mejorar la formación de profesionales sanitarios en cuanto a la preparación ante crisis de este calibre y el establecimiento de equipos de expertos de respuesta rápida que puedan ser enviados a los Estados miembros ante una alerta.

Respecto a la financiación de estas nuevas iniciativas, Kyriakides dijo que el programa EU4Health costeará parte de ellas y que otras necesitarán otras fuentes presupuestarias, pero advirtió de que la UE "no puede permitirse" no poner dinero en estas prioridades.

"No podemos permitirnos no invertir en la preparación y resiliencia de la UE, especialmente ahora que sabemos cómo la pandemia ha impactado la vida de nuestros ciudadanos y nuestras economías", incidió.

MIRAR HACIA EL FUTURO, CLAVE PARA SER RESILIENTES

"Estamos viviendo en un momento en el que una enfermedad infecciosas puede emerger en cualquier momento y necesitamos estar listos para la próxima pandemia o emergencia de salud pública. Las medidas, una vez se pongan en marcha, permitirán anticipar mejor las crisis sanitarias", recalcó Kyriakides.

"Tenemos que ser capaces de mirar hacia el futuro y ver lo que se nos viene encima, y eso solo se puede hacer reforzando nuestras agencias, estableciendo una nueva autoridad, para poder ser proactivos", añadió.

Kyriakides dijo ser consciente de que una de las grandes limitaciones de la UE para actuar durante esta pandemia han sido sus competencias escasas en el área de Sanidad, que recaen principalmente en los Estados, pero señaló que todo lo que se propone este miércoles "respeta los límites de los tratados".

"Soy optimista y tengo la esperanza de que las propuestas tendrán un amplio apoyo. Respetamos totalmente que los Estados miembros tienen la responsabilidad sobre sus sistemas sanitarios y sus políticas de salud pública. Pero para todos la covid-19 ha sido una llamada de atención, por lo que trabajaremos con el Parlamento y el Consejo para llegar a una Unión Sanitaria más fuerte", afirmó.

"La fragmentación solo lleva a la debilidad, y no podemos permitirnos eso", alertó la chipriota.

(c) Agencia EFE