Saad Hariri: "El tiempo se está acabando y esta es la última oportunidad"

Agencia EFE
·2  min de lectura

Beirut, 22 oct (EFE).- El primer ministro designado del Líbano, Saad Hariri, anunció este jueves poco después de ser nombrado por el presidente, Michel Aoun, que formará un gobierno de tecnócratas "rápidamente", al considerar que "el tiempo se está acabando y esta es la última oportunidad" para el país.

"Formaré un gobierno de especialistas no partidista y trabajaré en formar un gobierno rápidamente porque el tiempo se está acabando y esta es la última oportunidad", indicó en un discurso a la nación Hariri, que hereda un país sumido en una grave crisis económica y un complicado bloqueo político.

El hombre que dimitió hace un año del mismo cargo que hoy vuelve a asumir se comprometió a implementar los artículos de la iniciativa lanzada por el presidente francés, Emmanuel Macron, para tratar de reformar el sistema político que ha llevado al país a su crisis más grave desde el final de la guerra civil en 1990.

La iniciativa condiciona la entrega de ayuda financiera al Líbano al cumplimiento de una serie de demandas, entre ellas la pronta formación de un nuevo ejecutivo en el Líbano y garantizar el acceso a la electricidad a la población de un país donde se producen constantes cortes energéticos.

"Les digo a los libaneses que estoy determinado a cumplir la promesa que les hice de parar el hundimiento", afirmó el nuevo primer ministro designado desde el Palacio de Baabda, donde esta mañana 64 de 120 parlamentarios expresaron su apoyo a Hariri en sendas reuniones con Aoun.

Destacó que el presidente libanés, con el que se había reunido minutos antes, le comunicó los detalles de esas consultas parlamentarias y mostró su agradecimiento a aquellos que abogaron por formar un ejecutivo de "especialistas".

Hariri, quien dimitió el 29 de octubre del año pasado en medio de una ola de protestas que estalló apenas dos semanas antes en contra de la clase dirigente del país, regresa ahora al poder un año más tarde en una situación de incluso mayor desgaste.

Hasan Diab le tomó relevo en enero de este año, pero también abandonó después de la explosión que el pasado 4 de agosto asoló parte de la capital libanesa, causando más de 200 muertos y 6.500 heridos, y dejando a cerca de 300.000 personas sin hogar.

Tras la dimisión de Diab, se designó para el puesto a Mustafa Adib, quien de nuevo dimitió semanas después por falta de consenso entre los bloques libaneses para formar un Gabinete de Ministros.

(c) Agencia EFE