Comienza en Tiflis el juicio contra el expresidente georgiano Saakashvili

·2  min de lectura

Tiflis, 10 nov (EFE).- La Justicia georgiana comenzó este miércoles el juicio contra el expresidente Mijaíl Saakashvili, acusado de la violenta disolución de una manifestación opositora en 2007, que dejó centenares de heridos.

Saakashvili, encarcelado el pasado 1 de octubre al volver a Georgia tras ocho años huido de la justicia, no asistió a la primera vista judicial por decisión de las autoridades penitenciarias del país.

Según el Ministerio de Justicia del país caucasiano, el traslado de Saakashvili al juzgado presentaría "riesgos para su salud", puesto que el político, en huelga de hambre desde el día de su detención, ha puesto fin recientemente a un tratamiento que recibía.

Uno de los abogados del exmandatario, que gobernó el país entre 2004 y 2013, confirmó que "el estado de salud de Saakashvili se está deteriorando".

A la vez, agregó que el político había expresado el deseo de asistir personalmente a su juicio.

En vista de la ausencia del enjuiciado, la defensa de Saakashvili recursó al juez.

"Este juzgado no tiene ningún derecho moral a continuar el proceso sin el acusado", según el letrado Beka Basilia.

Se prevé que la siguiente vista del tribunal se celebre el 29 de noviembre.

A su vez, el exalcalde de Tiflis Gueorgui Ukulava, otro de los acusados en el caso, opinó que las autoridades temen que "se escuche la voz de Saakashvili".

Varios centenares de seguidores del exmandatario georgiano, quien considera políticamente motivadas las acusaciones en su contra, se concentraron frente al tribunal de Tiflis para protestar contra su detención y exigir su traslado a un hospital civil.

A lo largo del día en distintos puntos de la capital rusa la Policía detuvo a un total de 46 personas que participaban en sendos actos en apoyo a Saakashvili.

Este martes Saakashvili denunció que fue golpeado en el hospital penitenciario al que fue llevado el lunes desde la cárcel.

El político dijo que antes de ser trasladado se le aseguró que iría a una clínica urbana.

"Me bajaron del coche, me arrojaron al suelo y me golpearon varias veces en el cuello. Me arrastraron del pelo y yo, claro, me resistí", aseguró el exmandatario.

El político hizo un llamamiento a sus seguidores para que continuaran las protestas, ya que "hay que salvar al país, que ha caído en manos de delincuentes y se encuentra al borde del abismo".

Saakashvili, quien ejercía de jefe del Comité Ejecutivo de Reformas de la Presidencia de Ucrania tras recuperar en 2019 la ciudadanía ucraniana, fue condenado en 2018 en ausencia a tres y seis años de cárcel por corrupción y abuso de poder.

También afronta otros cargos que pueden acarrearle hasta 11 años de prisión, entre ellos cinco por entrar ilegalmente en Georgia el pasado 29 de septiembre.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.