Comienza el juicio contra un opositor ruso por denunciar crímenes de guerra

Moscú, 23 nov (EFE).- La Justicia rusa comenzó hoy a juzgar al dirigente opositor Iliá Yashin por denunciar los crímenes de guerra supuestamente cometidos por el Ejército ruso en el norte de Kiev.

"Ustedes me han metido en la cárcel porque puse en duda la veracidad de las afirmaciones del Ministerio de Defensa sobre la guerra en Ucrania. Mi arma es la palabra", dijo Yashin durante la vista en el tribunal Meschanski de Moscú.

Yashin, antiguo diputado municipal que se encuentra en prisión preventiva desde julio, podría ser condenado a una pena de 5 a 10 años de cárcel por "difundir información falsa" sobre las Fuerzas Armadas de Rusia.

Según la Fiscalía, el opositor habría aludido durante un directo en su canal de YouTube el pasado 7 de abril a un reportaje de la BBC sobre los supuestos crímenes de guerra perpetrados por soldados rusos en la localidad de Bucha, al norte de la capital ucraniana.

El opositor pidió al juez que dicte cuanto antes el fallo, aunque éste aplazó la vista hasta el 29 de noviembre, no sin antes prolongar su arresto hasta mayo de 2023.

El motivo es que Yashin tiene propiedades en Bulgaria, aunque hace años que no pisa ese país y el acusado asegura que no piensa exiliarse, como sí han hecho otros políticos críticos con el Kremlin.

"No me voy porque no considero que haya hecho nada que contradiga los intereses de mi país. Soy un patriota ruso", afirmó y recordó que otras figuras públicas, como el líder checheno, Ramzán Kadírov, también criticaron al Ejército y nadie incoó casos penales contra él.

Yashin fue condenado el pasado 25 de junio -inicialmente a 15 días de arresto- tras declararle culpable un tribunal de desacato a la autoridad, pero fue arrestado nada más salir de la prisión.

El opositor alegó ser "un diputado independiente, crítico del presidente (de Rusia, Vladímir) Putin y contrario a la guerra con Ucrania".

El opositor, de 39 años, es uno de los pocos dirigentes opositores que no ha abandonado Rusia desde el inicio de la "operación militar especial".

"Lamento mi propia ingenuidad. Mi correligionarios y yo mismo vivíamos en el espejismo y creíamos que se podía cambiar de raíz el sistema de Putin con métodos civilizados", admitió en una entrevista publicada hoy por el diario digital Meduza.

Amnistía Internacional (AI) ya exigió en julio cesar la persecución penal del opositor por el hecho de ejercer el derecho a la libertad de expresión y "criticar las acciones del ejército ruso en Ucrania".

Yashin, aliado del encarcelado líder opositor, Alexéi Navalni, que cumple nueve años de cárcel, cree que pese a que fue sometido y esclavizado durante siglos el pueblo ruso conservó "las ansias de libertad y justicia".

"Esas ansias viven en nosotros. Ni los zares, ni los comisarios rojos, ni los secretarios generales, ni los chekistas pudieron extinguirlo. Por eso, creo que Rusia será finalmente libre y justa", señaló.

En el caso de Bucha, a 30 kilómetros de Kiev, la Fiscalía ucraniana habla de más de 400 cuerpos con señales de disparos, tortura o traumas de diferente gravedad, parte de ellos exhumados de fosas comunes.

Desde que se inició la intervención militar en Ucrania, Rusia ha cometido un total de 48.797 crímenes de guerra y de agresión, según informó hoy la Fiscalía General de Ucrania en su canal de Telegram.

(c) Agencia EFE