Comienza de forma simbólica el curso escolar virtual en República Dominicana

Santo Domingo, 2 nov (EFE).- El tardío inicio del curso escolar previsto para este lunes en la República Dominica, más que virtual, ha sido simbólico, sin que el comienzo de las clases a distancia, que se emitirán por televisión, radio e internet, se haya producido en la práctica.

Y es que en esta primera semana lectiva, en lugar de los contenidos de las distintas materias, los canales estarán ofreciendo programación de carácter orientativo dirigido a padres y alumnos para explicar cómo se desarrollará el programa educativo.

Así lo explicó el ministro de Educación, Roberto Furlcar, durante un gran acto institucional para celebrar, con bailes y confeti incluidos, el comienzo de la educación telemática, evento que ha contado con la presencia del presidente Luis Abinader y otros miembros del Gobierno en una enorme carpa montada para la ocasión.

LA BRECHA EDUCATIVA

Fulcar afirmó que se está cumpliendo "todo" lo que se prometió en agosto, cuando se presentó el plan educativo para este curso 2020-2021, que debía haber comenzado en ese mismo mes, y que tiene entre sus propósitos cerrar la brecha educativa entre las escuelas públicas y los colegios privados.

Aunque el año lectivo comience oficialmente este lunes, el Gobierno permitió a los colegios privados impartir clases virtuales desde agosto para recuperar las materias del curso pasado perdidas por la pandemia.

Algunos colegios privados, aparentemente incumpliendo las reglas del Gobierno, también están ofrecido clases presenciales, en especial a los niños pequeños, niveles en los que los padres son más reacios a las clases virtuales.

UN PLAN MILLONARIO

La inversión del plan educativo es de 50.000 millones de pesos (855 millones de dólares), presupuesto destinado a sufragar los medios tecnológicos para la educación a distancia, así como para la alimentación de los estudiantes.

Del monto total, 27.000 millones de pesos (unos 465 millones de dólares) irán a la compra de portátiles y tabletas para alumnos y docentes mediante un proceso licitación que se lanza hoy, coincidiendo con el comienzo del curso.

Mientras, las autoridades trabajan en la mejora de la conectividad, dadas las carencias del sistema de telecominicaciones dominicano, uno de los principales escollos del plan, ya que muchas familias no tienen acceso a internet en casa y algunas, ni televisor.

ACTIVIDAD EN LOS COLEGIOS

A pesar de que el curso que comienza es virtual, en esta primera jornada ha habido bastante actividad en los colegios, incluso presencia de niños, aunque eran hijos de profesores que han acudido a proporcionar orientación a los padres sobre su cometido en el proceso educativo programado.

Los padres también han recibido los materiales impresos necesarios para seguir las clases y hacer las tareas, así como los alimentos destinados a los alumnos (entre ellos plátanos, huevos, leche), tal y como ha podido comprobar Efe en la escuela de enseñanza básica Padre Eulalio Arias del sector de Cristo Rey de la capital.

Su directora, Yanara Cáceres, ha explicado que "los padres se sienten un poquito preocupados" por la implementación de ese nuevo sistema, especialmente por la conectividad, ya que algunos "incluso no tienen televisión para ver las clases", dijo a Efe.

Como alternativa, explicó Cáceres, los contenidos estarán disponibles en el canal de Youtube del Ministerio de Educación y los padres contarán con el respaldo de grupos de Whatsapp, donde pueden realizar consultas en horario lectivo y donde los docentes compartirán actividades extra para que los niños las realicen con la supervisión de sus padres y así reforzar el aprendizaje.

PENSAR EN LOS NIÑOS

Para Cristín Andrea Gómez, madre de un alumno del colegio, su cometido está claro: "hay que esperar las indicaciones de los profesores para estudiar los cuadernillos y estar pendientes de la televisión cuando estén transmitiendo las clases", dijo en declaraciones a Efe.

No le parece mal, pero cree que "hubiese sido mejor que los niños de inicial hasta segundo grado estuvieran estudiando aquí en la escuela, porque son pequeños, con poco entendimiento; y ya de tercero a sexto grado que lo hicieran en la casa, porque ya saben más o menos manejar la tecnología", un criterio que comparten muchos progenitores.

Ruth Robles, en su doble vertiente de madre de dos niños y maestra, entiende los problemas que va a generar la falta de conectividad para algunas familias, y han decidido "tener un contacto más cercano con los padres".

"Vamos a tratar de ser un poquito flexibles" en su disponibilidad a través de los grupos de Whatsapp, "porque este es un problema de todos".

Su principal consejo es: "que pensemos en los niños, tanto docentes como padres", para que no salgan perjudicados de esta situación, que nadie esperaba.

(c) Agencia EFE